La futura edificación estará ubicada en la Plaza Malaver tras la demolición de una vieja casona. Foto: Mateos Pepe El inicio de una obra en construcción de un edificio de siete pisos sobre una plaza del barrio porteño de Villa Ortúzar, tras la demolición de una vieja casona, generó alarma entre los vecinos que se oponen al emprendimiento ante el temor que pueda replicarse en el resto del espacio verde y que repercuta negativamente en la zona, caracterizada por tener casas bajas. La futura edificación estará ubicada en la Plaza Malaver -delimitada por las calles Girardot, Heredia, Montenegro y Estomba- que tiene la particularidad de ser un espacio verde público que tiene en dos de sus cuatro esquinas un conjunto de viviendas que están en pie desde hace décadas y que pertenecen, en algunos casos, a dueños particulares y, en otros, al Estado porteño. Sobre la intersección de Heredia y Girardot hay cuatro casas, una de las cuales -la que da a la plaza- fue vendida y su nuevo propietario proyectó la localización del edificio de departamentos de siete pisos y unos 24 metros de altura que ya se publicita en la web de la empresa constructora como un sitio «con vista a la plaza» y con «un local gastronómico en la planta baja para compartir». «Nos preocupa mucho la perdida de la identidad del barrio», dijo Paula, una de las vecinas del barrio en diálogo con Télam, durante el cual remarcó que también sospechan que éste sea el primero de otros edificios que se vayan a levantar en el espacio verde. Paula señaló que los vecinos no quieren que quede sentado «un precedente porque si bien sabemos que las viviendas no ocupan la plaza entera, están integradas al paisaje» y sostuvo que «es grave que se haya aprobado una obra así sin que se haya estudiado la particularidad del caso». «Vamos a tener un edificio de 24 metros dentro de una plaza que va a generar demasiada luminosidad porque tiene una fachada de vidrios y van a tener que sacar árboles para su construcción», agregó. Esta semana comenzaron los trabajos de demolición de la vivienda, con el retiro de las aperturas de hierro y madera y luego la destrucción de los techos y paredes. Foto: Mateos Pepe Sara, otra de las vecinas que forma parte del grupo que se conformó tras el anuncio del nuevo edificio, contó que «Villa Ortúzar es un barrio de casas bajas, sin departamentos altos». Atribuyó los cambios en el barrio a la sanción del nuevo Código Urbanístico en 2018, que elevó la altura permitida para las nuevas construcciones, incluidas las parcelas con viviendas que se encuentran dentro de la plaza. «Los vecinos nos juntamos porque queremos defender el espacio público y porque queremos caminar por nuestro barrio y vemos que no lo vamos a poder hacer», reclamó. Otros vecinos de Ortúzar, en tanto, relevaron las viviendas en proceso de …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here