Atravesar los últimos meses del embarazo, el parto y las primeras semanas con los recién nacidos en soledad, dar a luz con barbijo y con miedo al contagio de coronavirus o incluso recibir el diagnóstico positivo en las primeras horas posteriores, forma parte de la realidad de mujeres que se convirtieron en madres durante la pandemia. «Con lo lindo que fue mi parto natural pasó desapercibido porque tres horas después de parir me hisoparon y me dio positivo, nos tuvieron aislados y una infectóloga me dijo que me tenía que separar de mi bebé recién nacido, una locura todo», contó a Télam Laura Rameri, quien tuvo a Lucas cuatro semanas atrás. La psicóloga de 35 años relató la doble incertidumbre que vivió con su maternidad, de dar a luz a su primer hijo y atravesar la Covid-19 con su bebé recién nacido, en la víspera del Día de la Madre que se festeja el domingo. «Lucas nació a las 10.30 del martes 22 de septiembre por parto natural, a las 13 me hisoparon por protocolo del Cemic de (el barrio porteño de) Saavedra y fue tan horrible porque no sabía si podía contagiar al bebé o a mi papá que tiene 73 años, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), es obeso, hipertenso y diabético y lo había visto tres veces», recordó Laura. La joven contó que se cuidó mucho, tomó todos los recaudos del aislamiento y admitió que desconoce cómo se contagió. Luego de que los médicos hisoparan a su compañero y a su hijo, con resultado negativo, los tres fueron dados de alta dos días después. «Me dijeron que como tuve una carga viral muy baja, no contagié y fui asintomática, pero nos aislamos todos en mi casa 14 días y pasamos mucha incertidumbre», agregó. Sobre los días posteriores a su parto, Laura confesó que «fue duro» porque tuvo miedo de contagiar a su bebé o tener síntomas que le impidieran estar con el pequeño, a quien finalmente pudo amamantar y abrazar barbijo mediante. «Me costó que me bajara la leche por tanto estrés y nadie podía ayudarme con nada, todo el dolor físico post parto y la vulnerabilidad se vive con mucha soledad», describió Laura, ahora aliviada al saber que su hijo pronto finalizará el período de aislamiento y podrán hacer los controles de su primer mes de vida con el pediatra. Macarena, de 27 años, quien pidió reserva de su apellido, trabaja como community manager y tuvo a su primer bebé el 16 de junio pasado en el Sanatorio Los Arcos, también de la Ciudad. «Fue caótico, pasé mis últimos cuatro meses de embarazo en aislamiento, tuve mucho miedo de contagiarme en controles y recuerdo que en la ecografía donde nos enteramos el sexo del bebé, mi compañero vio el estudio por video llamada porque no podía entrar al consultorio por protocolo Covid», recordó en diálogo con Télam. …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here