Bashe Nuhem y la lucha cotidiana por encontrar un lugar en las decisiones de la comunidad qom. La marea verde, que sacudió el espacio público, social y político argentino, también alcanzó a las desconocidas sociedades comunitarias indígenas en las que se juegan normas ancestrales, las cuales, de todos modos, son aplastadas por la violencia del racismo y la discriminación dominantes. A la lista de reivindicaciones históricas tales como territorio, defensa de los montes, derecho a la salud, al acceso al agua y a la educación intercultural bilingüe, se incorporó ahora el reclamo de voz y voto de las mujeres originarias en asambleas y organismos de decisión comunitaria. La novedad del feminismo no es algo uniforme ni se da de la misma manera en las 1.653 comunidades en las que habitan los 38 pueblos indígenas reconocidos por el Estado argentino. La razón: lleva tiempo la aplicación de leyes y derechos, normalmente surgidas de luchas y movilizaciones y también lleva tiempo un nuevo relacionamiento al interior de los vínculos de pareja y familiares. Reclamo en la comunidad qom Bashe Nuhem, qom (antes referidos como tobas), comunicadora, documentalista y vecina de Juan José Castelli, en la entrada al mítico Impenetrable chaqueño le dijo a Télam que en las comunidades indígenas «apuntamos a la descolonización y a la despatriarcalización». Y puso en cuestión la participación política y social de las mujeres al considerar que «estamos muy flojos en ese sentido. Tenemos que sacudirnos el machismo que llevamos dentro nosotras las mujeres». «En las comunidades en el Impenetrable está todavía muy anclado el machismo que mata, debilita, desacredita y nosotras lo sufrimos constantemente». ”BASHE NUHEM Las relaciones de poder entre hombres y mujeres dan cuenta de la construcción de un nuevo relacionamiento, pero en general, describe Bashe Nuhem (significa «espíritu del monte» en lengua qom), los vínculos siguen signados por la «supuesta superioridad masculina» o machismo. «En las comunidades en el Impenetrable está todavía muy anclado el machismo que mata, debilita, desacredita y nosotras lo sufrimos constantemente. Es una lucha permanente, nos pasa en la radio cuando queremos tocar un tema y nos ponen caras. Con la despenalización del aborto, muchos hermanos, incluso mujeres empezaron a decir que nosotras estábamos incentivando que ¡las jóvenes se sometan a un aborto!». La situación de las mujeres mapuches Desde Cushamen, noroeste de Chubut, Vanesa Martín (32 años), mapuche, referente de género e integrante de la comunidad Fofo-Cahuel («caballo loco» en mapudungum), hizo hincapié en la situación de las pobladoras alejadas donde lo único que llega es Radio Nacional en una geografía esteparia, extensa, interminable. «La realidad es que las mujeres que viven en la ruralidad están abandonadas a su suerte por parte de los Estados nacional y provincial. Ni hablar de los movimientos feministas. Y en los espacios comunitarios no se prioriza hablar sobre los derechos de las mujeres», explicó a Télam la joven. «La realidad es que las mujeres …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here