Por Silvina M. Romano * En los últimos meses se supo sobre un nuevo caso de lawfare en las relaciones de América Latina y EE.UU. Afecta al empresario colombiano Alex Saab, que viajaba a Irán en una misión diplomática del gobierno de Venezuela, como Enviado Especial de este país, siendo apresado en Cabo Verde. El gobierno estadounidense lo acusa de estar vinculado a actos de corrupción y solicita su extradición a EE.UU. El hecho debería ser de máxima preocupación para la comunidad internacional, porque trasciende a este caso particular y se enmarca en una aplicación sistemática dellawfare, un modo de guerra que utiliza la ley como arma, instrumentalizándola con fines políticos, económicos y geopolíticos, con gran impacto a corto y mediano plazo. Dos aspectos sobresalen de este caso y se vinculancon la trayectoria del lawfare, que conoce numerosos e importantes antecedentes en América Latina. El primero, es que instrumentaliza la ley y al aparato judicial con fines de persecución política. Se caracteriza por vulnerar el debido procesojudicial, abusando, desvirtuando e incluso desconociendo los marcos legales establecidos a tanto a nivel nacional como internacional. A su vez, el objetivo de esta guerra es quebrar la moral del enemigo, quitarle apoyo, aislarlo, tal como lo definen especialistas de las fuerzas armadas estadounidenses. El target, quien debe ser derribado, es un enemigo político, clasificado como tal porque supuestamenteimplica una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. Se suma el hecho de que nada de esto es puesto en evidencia por las notas y opiniones difundidas por numerosos medios de comunicación y redes sociales, contribuyendo a que la opinión pública conciba estas estrategias como legítimas, en una batalla inminente, y sin fronteras, contra la corrupción. Lo anterior nos lleva al segundo aspecto, relativo a la jurisdicciónque EE.UU. se arroga a nivel mundial, es decir, la extraterritorialidad de sus normas. La detención de Alex Saab (vulnerando el debido proceso) es posible en virtud del largo brazo de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro. La OFAC, establece las sanciones económicas unilaterales, que son categorizadas como herramientas de poder blando, que van desde la penalización a personas y empresas, hasta el bloqueo de empresas estatales y economías enteras, bajo la presunción más no las pruebas de actos de corrupción.En 2019, las penalidades por sanciones y lavado de dinero impuestas por el gobierno estadounidense a diversas personas y entidades alcanzaron los 2.4 mil millones de dólares. Pero el objetivo de estas sanciones es también geopolítico, especialmente para Donald Trump, que las aplica con mayor sistematicidad y regularidad que cualquiera de sus antecesores. Las utiliza para bloquear economías de Estados considerados una amenaza para la seguridad de EE.UU. (Irán, Venezuela, Cuba). Con estos países son evidentes las diferencias políticas y también la disputa por recursos estratégicos (petróleo, oro, litio, etcétera) en un escenario caracterizado por un paulatino descenso de la hegemonía estadounidense, al tiempo que China adquiere mayor protagonismo y visibilidad en la escena internacional. Tanto las sanciones económicas como la persecución …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here