Frente al Museo, los visitantes pintaron con diversos colores los adoquines de la rambla para cumplir el sueño que, según una nota de archivo, tuvo Benito Quinquela Martín, artista símbolo del barrio de la Boca. Uno de los principales espectáculos estuvo a cargo Ensamble de Vientos del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, que interpretó piezas de música clásica y un repertorio del compositor y pianista afroamericano Scott Joplin. La música de Ensamble de Vientos estuvo acompañada de dos parejas del Teatro Colón vestidas con ropas de la época del rey Luis XV de Francia, que interpretaban mezclados con el público baile barroco y se sacaban fotos con los turistas. En el evento, organizado por el Museo Benito Quinquela Martín y el gobierno porteño, se presentó con todo su colorido la Murga CasaSan, que dio a conocer sus diversas actividades más allá de la música. Alejandra Espinosa, profesora de canto de la Fundación CasaSan, contó que dos de los integrantes de la murga «son chicos de la calle” y que desde hace dos años brindan «clases gratuitas para 400 chicos y damos 60 talleres”. Caminito fue el resultado de una iniciativa de Quinquela Martín, quien, junto a un grupo de vecinos de La Boca, transformaron un potrero abandonado en un singular museo al aire libre, el cual, de la mano del color y el arte, sintetiza la historia cultural de la zona. “En ocasiones como esta recordamos algo que dijo que Quinquela aquel 18 de octubre de 1959: ‘Esto no muere más”, afirmó a Télam el presidente del Museo, Víctor Fernández . Fernandez destaco que Caminito es “el ejemplo más acabado que tenemos del arte, la cultura y la educación transformando para siempre un entorno urbano”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here