La Unidad de Cuidados Paliativos, que lidera Minatel celebrará, este 15 de octubre, sus primeros 20 años. Foto: Victoria Gesualdi La accesibilidad a los Cuidados Paliativos (CP) mejoró en los últimos años, pero aún «es una deuda pendiente» ya que en nuestro país solo el 14% de la población accede a este servicio, aseguró María de los Ángeles Minatel, jefa del Sector de Cuidados Paliativos del Hospital Baldomero Sommer -el último leprosario que queda en el país- ubicado en General Rodríguez, a 25 km de Luján. La Unidad de Cuidados Paliativos, que lidera Minatel celebrará, este 15 de octubre, sus primeros 20 años. Cuentan con unas 12 camas para internación específica. Foto: Victoria Gesualdi «Aún queda mucho por hacer», dijo la médica paliativista al señalar que «si bien este servicio, que aborda las necesidades de las personas en el final de la vida, está incluido en el Programa Médico Obligatorio, existen únicamente 400 equipos que lo brindan en todo el país. Muchos más que los 100 que existían hace 20 años atrás, pero aún insuficientes», subrayó. Minatel, que acompaña la vida de esta Unidad de Cuidados Paliativos del hospital Sommer desde sus inicios -se creó en 2001 por una resolución del Ministerio de Salud y el Programa Argentino de Medicina paliativa de la Fundación Femeba- recordó a Télam que «en ese momento había muy pocos servicios de CP». «Comenzamos dos médicas y dos enfermeras, y al principio hacíamos consultorio e interconsultas. Luego se fueron sumando más profesionales y pronto comenzamos con el servicio de internación específica, algo que en ese momento sólo existía en el Hospital Tornú de Buenos Aires», relató la jefa del sector. Actualmente, el equipo cuenta con 6 médicos más de 20 enfermeros, 3 psicólogos, 1 nutricionista, 1 terapista ocupacional, 1 trabajadora social y 1 administrativo, y aseguran haber visto pasar por su Unidad más de 3 mil pacientes a lo largo de estos 20 años. Existen únicamente 400 equipos de cuidados paliativos que lo brindan en todo el país.Foto: Victoria Gesualdi Cuentan con unas 12 camas para internación específica, que durante la pandemia se vieron obligados a achicarlas a 8, dependiendo de la cantidad de habitaciones disponibles. Un recorrido por los recuerdos Minatel compartió con Télam recuerdos y anécdotas de estos 20 años compartidos entre pacientes, familias y equipo interdisciplinario: «Un camino de mucho aprendizaje», recalcó. «El hospital, ubicado en un ámbito semi rural, ofrece un espacio verde y la posibilidad de estar al aire libre, salimos con las camas al sol, tenemos una huerta, mascotas y dejamos que los pacientes traigan las suyas. Uno trajo un pajarito, otro un perrito, para que puedan estar con ellos y sentirse acompañados» contó la médica. Minatel sigue evocando hechos que quedaron grabados en la historia del Servicio, como el emotivo caso de Nahuel, un joven que pasó con ellos sus últimos días y pidió que sus cenizas quedaran ahí con …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here