Las audiencias fueron llevadas en la exEsma. Foto: Daniel Davobe. El fiscal federal de Resistencia Diego Vigay consideró que el juicio por la verdad sobre la «Masacre de Napalpí» fue posible gracias al trabajo de «un colectivo de científicos e historiadores, que permiten mantener viva la memoria». Como fiscal ad hoc en esta causas, Vigay integró junto con Federico Carniel, Carlos Amad y Patricio Sabadini, el equipo de acusadores que en 2014 comenzó a investigar este crimen colectivo para que el Estado establezca una una verdad histórica en relación a esos hechos perpetrados hace casi 98 años, cuando el Chaco aún era un territorio nacional. En una entrevista con Télam, el funcionario judicial evaluó que en las audiencias que se realizaron el martes y el jueves pasado, en el Centro Cultural Haroldo Conti de la exEsma «fueron centrales por los testimonios brindados por investigadores, científicos, antropólogos, e historiadores, quienes hicieron aportes directos para la reconstrucción» de aquella matanza. Vigay citó el caso de las fotografías, registros oficiales, documentos, murales y planillas presentadas a lo largo de esas dos jornadas, las que permitieron dar cuenta del sistema de reclutamiento de aborígenes que se practicaba en Napalpí contra integrantes de las etnias Qom y Moqoit. La Argentina puede constituir un precedente importante en el juzgamiento de este tipo de delitos. Foto: Daniel Davobe. El 19 de julio de 1924, efectivos policiales y grupos paraestatales de civiles armados llevaron a cabo el asesinato colectivo de más de 500 aborígenes que vivían en la reducción de Napalpí, en la zona central de Chaco, y protestaban contra las condiciones de trabajo a las que eran sometidos para cosechar algodón. «Estamos muy conformes con como se desarrolla el juicio y con los elementos que se han podido recolectar. Cada uno de los investigadores, cuando explican y desarrollan lo que han sido sus indagaciones nos permiten no sólo corroborar sino completar lo que nosotros incluimos en la instrucción preliminar», consignó Vigay. Los especialistas hicieron en las audiencias llevadas a cabo esta semana en la exEsma una «valoración de toda la documentación y nos mostraron con detalle cómo fue la reducción de las comunidades; la participación del avión que contribuyó a la matanza desde el aire, el contexto económico del Chaco en el que se produjo este hecho, y la necesidad de mano de obra barata que tenían entonces para la recolección del algodón». «Que en un lugar tan emblemático como la exEsma -donde durante la última dictadura cívico militar funcionó un centro clandestino de detención ilegal- se esté juzgando un crimen de genocidio indígena, muestra un compromiso actual del Estado con los derechos humanos y las políticas de Memoria, Verdad y Justicia», añadió el fiscal. La secretaría de Derechos Humanos elaboró un informe histórico que presentó en la causa. Foto: Daniel Davobe. En el Conti se explicaron durante esos dos días, toda «la documentación que originariamente nos dio el Archivo General de la Nación, y fue contextualizada», sumó Vigay. …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here