La Tarjeta Alimentar llegó a 1, 5 millones de hogares. El Gobierno nacional destinó 60 mil millones de pesos para ayudar a los sectores más vulnerables en el primer semestre del año, un monto cuatro veces superior a los 15 mil millones de pesos asignados durante todo 2019 a los grupos sociales con mayores necesidades, de acuerdo con un informe del Ministerio de Desarrollo Social. El relevamiento, elaborado por la Secretaría de Inclusión Social de la cartera, que conduce Laura Alonso, evidenció que en sólo seis meses se transfirió algo más de 60 mil millones de pesos a programas de asistencia alimentaria en todo el país. De acuerdo con el documento, al que tuvo acceso Télam, los recursos se cuatriplicaron para afrontar la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, a través de varios desarrollos: Tarjeta Alimentar, comedores comunitarios, merenderos, comedores escolares y módulos alimentarios. En el marco del Plan Argentina contra el Hambre, puesto en marcha por el presidente Alberto Fernández en diciembre pasado, pocos días después de asumir, la Tarjeta Alimentar llegó a 1, 5 millones de hogares y los beneficiarios recibieron -de enero a junio de este año- fondos ocho veces superiores a los destinados en el 2019 en la totalidad de módulos financiados por la Nación. Unas 656 mil personas, además, asistieron a 11 mil talleres realizados en Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Cruz, Santa Fe y Tucumán. En esos encuentros, se proveyó información alimentaria-nutricional a los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar, durante los operativos concretados antes del inicio del aislamiento obligatorio. Los comedores escolares del país recibieron, además de una mejor calidad nutricional en las prestaciones, 6 mil millones de pesos, más del doble de los 2.700 millones recibidos en 2019. Incluso, Desarrollo Social sumó comedores de provincias que no habían tenido financiamiento el año pasado. «Estas cifras son la concreción de un planteo que hizo el Presidente respecto al derecho a la alimentación que debíamos garantizar para una porción importante de compatriotas que lo tenían vulnerado», reflexionó Alonso y recordó que en diciembre último Argentina ya era «un país en emergencia alimentaria», que la pandemia «profundizó». Los recursos se cuatriplicaron para afrontar la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, a través de varios desarrollos. El informe registró también el incremento del 20 por ciento de las partidas asignadas a los comedores comunitarios manejados por organizaciones sociales: pasaron de 1.500 a 1.900 millones de pesos en el primer semestre de este año. A su vez, los merenderos fueron renovados y ampliados, con la firma de convenios para ayudar a esas iniciativas comunitarias que brindan servicios gratuitos de asistencia alimentaria a personas en situación de vulnerabilidad social. Fue creado el Registro Nacional de Comedores y Merenderos Comunitarios de Organizaciones de la Sociedad Civil (Renacom) para lograr la «máxima transparencia en la asignación de recursos públicos» y …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here