Pepe Cibrián Campoy se autocelebra con ahínco en “La dama de las rosas”, un melodrama musical del que es autor e intérprete y en el que interpreta dos papeles femeninos, que con música y dirección de Santiago Rosso acaba de estrenarse en El Cultural San Martín. Hay un prólogo a cargo del mismo Cibrián en el papel de “Josephine” -en este caso conviene señalar los personajes con su nombre-, una mujer de clase alta, cuya conducta ha sido marcada a fuego por una madre despótica, que hace un llamado a la indiferenciación de los géneros, incluso en el lenguaje. Todo en ella es soledad, frustración y ausencia de sensualidad y sexualidad, pero a cierta altura de su vida se transforma en “Ágatha”, la estrella de un cabaret parisino posterior a la Primera Guerra Mundial, cuya atracción principal son cuatro mozos con provocativos atuendos femeninos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here