Con operativos en distintos puntos de la capital tucumana, Roberto Rejas es buscado intensamente. Foto: TW @MinSegTuc La policía de Tucumán realizó este martes a la noche una serie de allanamientos destinados a capturar al exagente penitenciario condenado la semana pasada a prisión perpetua por el femicidio de su expareja y el crimen de su hijo, cometidos en 2016 y cuyos cuerpos no fueron aún hallados, quien se fugó del Cuartel de Bomberos de la capital de provincia donde se encontraba detenido en forma preventiva. El operativo abarcó distintos puntos de la capital tucumana, entre ellos San Andrés y Monteros, donde se encentran ubicados domicilios de familiares y allegados del ahora prófugo Roberto Rejas, condenado por el femicidio de su expareja, Milagros Avellaneda (26), y de su hijo Benicio (2). La medida se llevó adelante bajo las instrucciones del fiscal Pedro Gallo, que subroga la Unidad Fiscal de Graves Atentados contra las Personas, mientras que efectivos de la Unidad Regional Capital, personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) y de la Dirección General de Investigaciones están abocados a las tareas investigativas, indicó el director General de Investigaciones de la Policía, comisario inspector Jorge Dib. Los allanamientos Durante los mismos «se secuestraron 18 teléfonos celulares, computadoras, tablets, siete pendrives, tres cartas manuscritas y una fotografía – incautadas de la casa de la novia del prófugo-, que permitirán a la Justicia avanzar en la investigación sobre la fuga», detalló Dib. Por su parte, el comisario Mayor Ricardo Fresneda señaló que «se cerraron las fronteras de la provincia de acuerdo con lo ordenado por el fiscal, al tiempo que se realizan controles vehiculares y se investiga toda la información recibida para luego avanzar en el pedido de medidas judiciales y así poder dar el paradero con este prófugo». Según las fuentes judiciales, la evasión se produjo cerca de las 21.30 del lunes cuando Rejas solicitó a un guardia permiso para ir al baño ubicado en el primer piso del mencionado cuartel, ya que tenía intenciones de tomar una ducha. Pero al advertir que se demoraba más de lo permitido, un custodio ingresó para ver qué sucedía y se dio cuenta de que el condenado había escapado por una ventana. Los investigadores sostienen la hipótesis de que Rejas había planeado la fuga con anticipación tras recibir ayer la visita de tres hombres y que por la noche un auto lo esperó estacionado sobre la calle hacia la cual da la ventana por la que saltó. La condena El 22 de septiembre pasado, a cinco años del doble crimen Milagros y Benicio, Rejas fue condenado a prisión perpetua por los delitos de «homicidio agravado por violencia de género y alevosía», y quedó con prisión preventiva por seis meses hasta que la sentencia quede firme. El fallo de primera instancia aclaró que si el condenado decidiera aportar datos acerca de dónde se encuentran los cuerpos de la mujer y el niño, …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here