Caá Catí es la localidad cabecera de uno de los departamentos más grandes del noreste de la provincial. Foto: Germán Pomar El operativo de vacunación contra el coronavirus arribó hace pocos días a parajes cercanos a Caá Catí, una localidad correntina ubicada 100 kilómetros al este de la capital provincial, donde los agentes sanitarios llegaron a casas aisladas en una travesía por el monte. La inoculación fue realizada el lunes en los parajes Costa Lucía y El Tacuaral, en cercanías a Caá Catí, donde un equipo sanitario arribó con una partida de vacunas Sinopharm, de origen chino. Foto: Germán Pomar Ángel Coronel, uno de los agentes sanitarios que integró este capítulo de la campaña de vacunación contra la Covid-19, relató a Télam que llegaron al lugar «a través de un camino de monte, donde hay casas que están muy dispersas». «La gente siempre queda muy agradecida», destacó, al tiempo que agregó: «Antes había mucho desconocimiento pero ahora cada vez hay más concientización sobre la importancia de aplicarse la vacuna». Detalló además que, con la ambulancia del Hospital San Vicente de Paul, de la también llamada Nuestra Señora del Rosario de Caá Catí, arribaron con las primeras dosis allí, donde «algunos vecinos, no cuentan con los medios para ir» a inmunizarse al centro de salud. Vencer la distancia entre el Hospital y los parajes con las vacunas en una conservadora es una tarea que comparan con trasladar un paciente grave. Foto: Germán Pomar Mencionó además que, en el marco de la campaña nacional de vacunación, el equipo de salud que él integra recorrió un radio de más de 15 kilómetros en los cuales hay viviendas aisladas y visitó también a personas que viven solas. En ese sentido, Coronel adelantó que continuará la misma dinámica, casa por casa, en zonas rurales para la aplicación de la segunda dosis de las vacunas. «Llegamos a gente que le resulta imposible acceder al pueblo», explicaron los vacunadores. Foto: Germán Pomar Gilberto Ojeda vive en el campo -«muy lejos del pueblo», dijo a Télam- y trabaja en un establecimiento rural donde da de comer a vacas, ovejas y gallinas. El lunes Ojeda fue vacunado contra el coronavirus: «Si bien acá no hay mucha gente, ahora me siento más protegido», sostuvo. Ocurre que la demografía poblacional es un factor con impacto a la hora de la transmisión del virus. «Estaba en la cocina, haciendo tortas fritas y escuché a los perros ladrar, entonces vimos que había llegado la ambulancia», dijo el hombre, quien vive en el campo con sus padres. Foto: Germán Pomar Además de Coronel, otras de las personas que participó del operativo sanitario fue Mónica Romero, quien está a cargo del vacunatorio del hospital de Caá Catí. Meses atrás, Romero había relatado a través de la red social Facebook su sensación cuando llegaron al municipio las primeras dosis de las vacunas, y …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here