Las autoridades de la Sigen determinaron «irregularidades» en un informe elaborado que analiza el cobro de la deuda. La deuda de más de 44 mil millones de dólares contraída por el gobierno macrista con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se asumió sin determinarse previamente «su impacto en la balanza de pagos» y la «sustentabilidad del endeudamiento», al tiempo que se «omitió deliberadamente cumplir con los mecanismos normativos exigidos para este tipo de operaciones». Así lo señaló la Sindicatura General de la Nación (Sigen) en un informe sobre los resultados de la investigación que realizó del acuerdo con el FMI que la Argentina suscribió en 2018, durante la gestión de Mauricio Macri, para el otorgamiento del préstamo por más de 44 mil millones de dólares. En el informe de la Sigen se analizan las responsabilidades de los funcionarios que actuaron en la materialización del acuerdo y la posible existencia de perjuicio para el patrimonio público. El documento de la Sindicatura fue remitido por su titular, Carlos Montero, al presidente Alberto Fernández y a Felix Crous, jefe de la Oficina Antincorrupción, organismo que ya formalizó una denuncia penal por «defraudación, administración infiel agravada y malversación de caudales públicos» por los procedimientos aplicados para el acuerdo De las tareas de auditoría realizadas por la Sigen, se constataron «incumplimientos en los procedimientos esenciales aplicables a la suscripción del Acuerdo Stand By firmado entre la República Argentina y el FMI en el mes de junio de 2018 y su ampliación». Argentina contrajo una deuda al FMI por un monto total de 44 mil millones de dólares. De acuerdo con el informe, «quedó demostrado que se asumieron compromisos con el FMI sin determinarse antes su impacto en la balanza de pagos y la sustentabilidad del endeudamiento, al tiempo que se omitió deliberadamente cumplir con los mecanismos normativos exigidos para este tipo de operaciones». Esto cobra aun mayor relevancia en función de las consecuencias derivadas de la ejecución del acuerdo, que fueron señaladas por el Banco Central en su Informe de «Mercado de Cambios, Deuda y Formación de Activos Externos 2015-2019», referidas a la fuga de capitales del sector privado, la formación de activos externos y deficiente controles cambiarios, agrega la auditoría de la Sigen. De ese informe del Banco Central se desprende que prácticamente la totalidad del desembolso efectuado por el FMI (U$S 44.500 millones) fue utilizado en el mismo período para la formación de activos externos (fuga de capitales), sin que se hayan tomado medidas tendientes a limitar o impedir esta situación hasta octubre de 2019, concluyó la Sigen. «La gravedad de los hechos y la enorme relevancia económica del préstamo analizado amerita la adopción de urgentes medidas con el objeto de determinar el perjuicio fiscal existente como consecuencia del uso inadecuado de los fondos», recomendó la Sigen. La deuda de más de 44 mil millones de dólares contraída por el gobierno macrista con el Fondo Monetario Internacional …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here