Desapareció la hija de los fundadores del EPP La desaparición en pleno monte de una adolescente, hija de los fundadores del guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), abrió un nuevo capítulo en la historia reciente de esa organización que parece repetir, con varias décadas de atraso, el modelo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que aparecieron en los ’60 como defensoras de los derechos de los campesinos pero terminaron montadas en lo que parecía ser una industria del secuestro, la extorsión y el narcotráfico. El grupo insurgente mantenía a fin de este año al menos tres hombres secuestrados: el último, capturado hace tres meses, es el exvicepresidente Óscar Denis (2012-2013); el rehén más antiguo, un policía llamado Edelio Morínigo, lleva seis años en su poder (5 de julio de 2014), y el ganadero Félix Urbieta fue raptado el 12 de octubre de 2016. Aunque las estadísticas difieren según si pertenecen al Gobierno o a organizaciones civiles o periodistas, se estima que la organización mató a unas 70 personas, entre ellas Cecilia Cubas, hija del expresidente Raúl Cubas, secuestrada y ejecutada en 2005. Los inicios Si bien el nacimiento del EPP está establecido en marzo de 2008, observadores políticos e historiadores afirman que el germen se remonta 18 años atrás, al comienzo de la década del 90, con la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner y como un desprendimiento del partido Movimiento Patria Libre (MPL), fundado en 1992. Todo comenzó cuando Alcides Oviedo, un estudiante de teología, conoció en 1992 al activista de izquierda Juan Arrom, uno de los forjadores del MPL. «Ya expulsado del programa de teología y alejado de la vocación sacerdotal, Oviedo había desarrollado por entonces un interés en la lucha armada revolucionaria. También se enamoró de una militante radicalizada (Carmen Villalba), oriunda del departamento norteño de Concepción» con quien se casó, contó Jeremy McDermott en su libro «Ejército del Pueblo Paraguayo, ¿un nuevo grupo insurgente o simples bandidos?». «Junto con Arrom, la pareja conformó el núcleo de una célula radical de izquierda que crecería hasta convertirse en el EPP», añadió el investigador. En noviembre de 2001 fue secuestrada en las afueras de Asunción María Edith Bordón, nuera de un exministro de Economía y empresario fuerte del stronismo que había participado en la construcción de la represa de Itaipú, quien permaneció 64 días retenida hasta que fue liberada. Las investigaciones llevaron a la detención de la pareja Oviedo-Villalba, y también a la de Arrom y Anuncio Martí, quienes estaban dedicados más al brazo político de la fuerza y adujeron no tener relación con el hecho. Ambos, Arrom y Martí, denunciaron haber sido torturados en prisión y, cuando lograron ser liberados, escaparon a Brasil. Un revés en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la posibilidad de ser extraditados al Paraguay por Jair Bolsonaro los obligó a huir más tarde a Uruguay y después a Finlandia, que les dio refugio político. …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here