Rocío con su hija Bárbara, en los años 60. La periodista Bárbara García presenció cuando tenía nueve años el secuestro de su madre, la militante del PRT-ERP Rocío Ángela Martínez Borbolla, y ahora, el testimonio de un exoficial del Ejército puede ser fundamental para probar la participación del exmilitar Martín Sánchez Zinny en ese crimen perpetrado en 1976 por un grupo de tareas en una vivienda de la localidad bonaerense de Haedo, en el oeste del Gran Buenos Aires. La revelación surgió a partir del testimonio que el exoficial del Ejército Omar Barbieri (68 años) brindó el pasado 6 de abril ante el magistrado Daniel Rafecas, titular del Juzgado Federal número 3 de la Ciudad de Buenos Aires. En esa sede judicial, el excapitán del Ejército relató hechos que presenció entre 1977 y 1979, cuando estuvo destinado en el Regimiento de Infantería Mecanizado 6 «General Viamonte» del Ejército, ubicado en la localidad bonaerense de Mercedes. El excapitan Omar Barbieri. El exmilitar, residente en Paraguay, declaró a través de la aplicación Zoom y dio nombres de los militares que formaban parte de los grupos de tareas de la represión que actuaban desde esa unidad, y entre ellos se encontraba Sánchez Zinny. Diez días después, Barbieri, por medios electrónicos, ratificó sus dichos ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 4, a cargo del tercer juicio de lesa humanidad que se sigue por los crímenes cometidos en el centro clandestino detención ilegal conocido como «El Vesubio». En ambas instancias, el capitán retirado, que decidió romper el silencio después de haber callado por más de 40 años, recordó que un teniente primero odontólogo de apellido Sostaric le contó en Mercedes que había quedado «muy impresionado» luego de un operativo en el que habían detenido a una pareja de militantes del PRT-ERP que vivían en el barrio Envión de Haedo. Rocío Martínez Borbolla fue secuestrada el 13 de junio de 1976. Los hechos ocurrieron el 13 de junio de 1976 y la patota, que también integraba Sánchez Zinny, se vio obligada a dejar con un vecino a dos chicos -un nene y una nena- que vivían con la pareja de militantes porque no se los podían llevar. Los detenidos, que aún siguen desaparecidos, fueron Pedro Martucci y Ángela Martínez Borbolla, madre de Bárbara y del también periodista Camilo García, quien por entonces tenía cuatro años, y quedaron a cargo de un vecino hasta que su padre, Martín García, exdirector de la agencia Télam, pasó a buscarlos. El contenido de la declaración de Barbieri coincide con los datos aportados en la causa por Bárbara, quien hace cuatro años, en el juzgado de Rafecas, reconoció por fotos a Sánchez Zinny como uno de los integrantes del grupo de tareas que secuestró a su madre y a Martucci en julio de 1976. El exmilitar Martín Sánchez Zinny. «El testimonio que dio este militar ante Rafecas confirma la versión que dimos y …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here