David Nillni declaró en el juicio de lesa humanidad por los crímenes cometidos en los los centros clandestinos Pozo de Banfield y Quilmes. David Horacio Nillini, esposo de Inés María Pedemonte, desaparecida durante la última dictadura cívico militar aseguró que lo ocurrido en aquellos años con el secuestro, torturas y asesinatos «es igual a lo que hicieron los nazis», al declarar este martes el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, que juzga a 17 represores, entre ellos Miguel Etchecolatz. «Pasaron 45 años de este hecho, la herida no está cerrada. Un pueblo es similar a un cuerpo humano, mientras persiste la enfermedad no hay curación», expresó el hombre ante los jueces, a quienes planteó la necesidad de una «reparación histórica e individual, pero también para el colectivo» de la sociedad argentina en relación a los crímenes del terrorismo de Estado. Nillni mostró dos fotos de su mujer y remarcó que «no es solo una foto, ella era una persona que sentía, que amaba, era una militante de base que soñaba con un mundo mejor». «Hoy declaro como testigo de la desaparición forzada de Inés Pedemonte para que esto no quede en el olvido, para mantener vivo el mensaje de los desaparecidos de un mundo mejor», indicó con emoción. El testigo recordó que los militantes desaparecidos luchaban por un mundo mejor que implica «buena educación, salud, derecho a vacaciones dignas, a un trabajo para llevar el pan todos los días, a caminar tranquilo por las calles, a descansar bajo un techo seguro y con una cama caliente, sentir que la vida es hermosa y posible de disfrutar». Inés Pedemonte, quien trabajaba en la obra social bonaerense IOMA, fue secuestrada el 8 de octubre de 1976, y tras ese hecho, David se exiló en Israel junto con su hijo, Sergio. «Cuando una persona es desaparecida forzosamente es igual a lo que hicieron los nazis, y es algo de lesa humanidad», remarcó. Durante esta jornada también declaró Cristina Jurado, hermana de Graciela Jurado, desaparecida el 5 de octubre de 1976. «Mi hermana al momento del secuestro tenía 30 años, cumplía 31 el 18 de noviembre, pero no sabemos si llegó a cumplirlos», expresó con pesar. Otra declaración También declaró Gustavo Carrizo, extrabajador de la empresa Saiar, pero solicitó al Tribunal que no se transmitiera su testimonio, lo que fue aceptado por los jueces y las partes. El hombre es uno de los trabajadores de esa firma que fueron secuestrados y llevados al Pozo de Banfield y a la Brigada de Lanús con asiento en Avellaneda, hecho que se presume contó con la complicidad de la empresa, tal como lo declaró el periodista Horacio Verbitsky al brindar testimonio en este juicio en diciembre de 2020. El periodista y escritor dio detalles sobre la responsabilidad de la patronal en el secuestro de trabajadores de la empresa Saiar, varios de los cuales están desaparecidos, y en especial …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here