El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, votó esta mañana a primera hora en el balotaje presidencial en el modesto bario montevideano de La Teja y aseguró que el próximo mandatario tendrá como desafío «mantener los equilibrios sociales, económicos y políticos que hoy el país». Poco después, lo hicieron el ex presidente José Mujica y la actual vicepresidenta y su esposa, Lucía Topolansky, en el barrio popular del Cerro, en Montevideo. Topolansky destacó ante la prensa que «el continente, salvo Argentina y Uruguay, está todo complejo», y que la «transparencia» de la Corte Electoral en Uruguay, cuya importancia es «sustancial», es una «garantía» para el ciudadano. «Eso lo tenemos que cuidar en momentos en que el mundo, no ya Latinoamérica, el mundo, está complicado», sostuvo haciendo una referencia a la crisis desatada en Bolivia por la renuncia y denuncia de golpe de Estado de Evo Morales. Vázquez, por su parte, se concentró en el escenario nacional y aseguró que su gobierno está preparado para el período de transición con vistas al cambio en la jefatura del Estado el 1 de marzo de 2020 y que él mismo está «disponible para el que gane» desde mañana. En la puerta de su residencia, donde lo esperaban decenas de periodistas antes de que él se dirigiera al centro de votación para la segunda vuelta de las elecciones de Uruguay, Vázquez, que fue el primer presidente de izquierda de Uruguay (2005-2010), confirmó que el proceso de transición «ya está definido».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here