Los productos de higiene menstrual no reutilizables causan problemas ambientales. Diputadas nacionales del Frente de Todos propusieron diferentes acciones para visibilizar la agenda de las personas menstruantes, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres que se celebra este viernes.  Entre esas acciones, el Congreso se iluminó de rojo este jueves por la noche, como una manera de visibilizar una temática prioritaria de la agenda transfeminista. Se trata de una de las propuestas impulsadas por las diputadas nacionales del Frente de Todos Mónica Macha, Gabriela Estévez, Daniela Vilar, Jimena López y Laura Russo. “Sabemos que se trata de un tema muchas veces silenciado y estigmatizado que tiene un efecto directo en nuestros proyectos de vida”, indicaron las diputadas nacionales en un comunicado de prensa, al señalar la importancia de trabajar «en el acompañamiento y la transición hacia el uso de materiales sustentables”. «Tenemos el compromiso transfeminista y el mandato popular de sacar a la menstruación de la zona de tabú”, dijeron las diputadas. Asimismo, las legisladoras del Frente de Todos sostuvieron que «enfrentamos numerosos obstáculos para la gestión de la menstruación, condicionados por factores económicos, sociales y simbólicos”, agregaron. Según explicaron las legisladoras, “los productos de gestión menstrual no reutilizables producen problemas ambientales por sus desechos, su producción y uso». Además, indicaron que «el uso de productos descartables genera al menos 132 mil toneladas de residuos no biodegradables anualmente». Precisaron además que se utilizan anualmente 10.140 toneladas de pasta fluff (60% de la composición de los apósitos menstruales) proveniente del desmonte de selva nativa y destacaron «que se producen 65 kilogramos de basura al año sólo en toallas higiénicas que demoran 500 años en degradarse”. En este marco, Macha, Estévez, Vilar, López y Russo consideraron que es necesaria “una política de acompañamiento menstrual que implica necesariamente una respuesta ambiental y sanitaria a una desigualdad que sufrimos las personas menstruantes de forma cotidiana”. La gestión menstrual implica un porcentaje considerable en las economías familiares y señalaron que las personas menstruantes en la Argentina ganan en promedio 27% menos que los hombres.” Según las diputadas, la gestión menstrual implica un porcentaje considerable en las economías familiares y señalaron que las personas menstruantes en la Argentina ganan en promedio 27% menos que los hombres y 7 de cada 10 personas en situación de pobreza menstrúan. “Por eso, cuando hablamos de gestión menstrual estamos hablando también de una desigualdad en el tratamiento y la consideración de los ciclos biológicos, naturales y políticos de nuestros cuerpos”, afirmaron las diputadas. Sostuvieron que «el ocultamiento sobre nuestro ciclo menstrual, la vergüenza social que implica su verbalización y el silenciamiento al cual somos sometidxs constituye una clase especifica de violencia que durante años hemos internalizado». «Tenemos el compromiso transfeminista, el mandato popular y la convicción política de sacar de una vez y para siempre a la menstruación de la zona de tabú social y …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here