El 2 de junio de 1884 se fundó el primer cuartel de bomberos del país, en el barrio de la Boca. Al aire libre, sin público invitado, con la participación de la comunidad a través de las redes sociales y, en algunos casos, con homenajes a sus compañeros fallecidos, los Bomberos Voluntarios de todo el país celebran su día este miércoles en conmemoración al 137 aniversario de la fundación del primer cuartel de bomberos del país. «Orgullo, compromiso, vocación de servicio, sentir que querés ayudar a personas que no conocés de manera desinteresada solo porque está en riesgo», así definió en diálogo con Télam Ariel Machuca lo que significa para él ser bombero voluntario. El cuartel de Avellaneda prepara como celebración un homenaje a quien fue el jefe de la sede, Eduardo Fariñas, que falleció victima del coronavirus El hombre que desde hace seis años reparte su tiempo entre el trabajo en el cuartel de Mina Clavero, Córdoba y sus tareas como técnico en una empresa de casinos, aseguró que «desde chico siempre me gustó colaborar, ayudar a la gente» y remarcó que el deseo de ser bombero es algo que «no se puede explicar; si vas a lo lógico no tiene mucho sentido, dejamos muchas cosas acá». En el trabajo de bombero «la familia tiene que apoyar y entender que, a veces, no podes estar en cumpleaños o navidades» explica Ariel Machuca, miembro del cuerpo. Machuca, de 37 años, se desempeña como jefe de un cuartel «que mueve mucho» ya que tiene en su jurisdicción la ciudad de Mina Clavero, desde el arroyo Los Patos hasta Santa Rosa, al norte, y encerrada por dos cordones montañosos y «muchísima» tarea en verano «con los incendios forestales». «Esta temporada trabajamos en incendios en Deán Funes, Capilla del Monte, Alta Gracia, Carlos Paz, hemos podido colaborar con unidades livianas también, a veces estas operaciones demandan varios días. Nos ha pasado que salíamos de un incendio y teníamos que ir a otro, son en zonas complicadas, de difícil acceso, la sequía es mucha, el viento hace que se propague a velocidades impresionantes, realmente es muy peligroso», relató. «Esta temporada trabajamos en incendios en Deán Funes, Capilla del Monte, Alta Gracia, Carlos Paz» relata Machuca, Jefe del cuartel de Mina Clavero. Para Machuca el trabajo de bombero no solo es difícil porque pone en riesgo su vida, sino que además «la familia tiene que apoyar y entender que, a veces, no podes estar en cumpleaños o navidades» y remarcó que trata de «trasmitirle al resto del cuartel la importancia de estar bien con la familia». Machuca, de 37 años, se reconoce a cargo de un cuartel «que mueve mucho» ya que tiene en su jurisdicción la ciudad de Mina Clavero, desde el arroyo Los Patos hasta Santa Rosa. La sede, conformada por 28 bomberos voluntarios, mantuvo durante todo el año pasado dos …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here