Andrea Ferrari es autora infantojuvenil y ahora se estrena en la literatura para adultos. /Foto: Gentileza Alejandra López. «24 fotos», la novela reciente de la escritora argentina Andrea Ferrari, bucea en cómo se construyen los recuerdos y en cuánto tienen de invención a partir de la historia de dos amigas, desde su primera infancia hasta la adultez que, con el motor de un secreto familiar por descubrir, atraviesan la sombra de Malvinas y la dictadura, las crisis económicas y los cambios culturales de un país. Ferrari (Buenos Aires, 1961) es una escritora y periodista reconocida por publicar libros de literatura infantil juvenil. Su novela «El hombre que quería recordar» fue incluida en la selección White Ravens 2006 en la Biblioteca Internacional de la Juventud de Munich y su libro «El camino de Sherlock» ganó la 23 edición del Premio Jaén de Narrativa Infantil y Juvenil. «24 fotos» (Alfaguara) vendría a ser su primera novela destinada para adultos pero la autora confía a Télam que no cree que «la frontera entre lo juvenil y lo adulto sea tan tajante». «Hay muchos libros que han sido publicados en distintas épocas a ambos lados de esa frontera: a veces responde más que nada a estrategias editoriales. Pero si tuviera que definir qué varía en mi escritura diría que es justamente la mirada, el cómo y desde dónde se cuenta. Los temas no son tan distintos», cuenta sobre el registro literario que utiliza en su nuevo libro. «24 fotos» narra a partir de fotografías que el lector no ve pero puede imaginar, la historia de Vera y Cecilia, dos amigas que se conocen desde los tres años. En cada una de estas imágenes, que parecen las escenas de una obra de teatro, se desarrolla un momento particular de una amistad que cambia conforme pasan los años pero conserva intacta una gran complicidad. Las amigas atraviesan juntas la niñez, la adolescencia, los primeros amores, hasta la maternidad y su vínculo está atravesado por la historia argentina: la asunción del «presidente con apellido capicúa», la nevada en Buenos Aires y sobre todo, las huellas de la Guerra de Malvinas. El recuerdo de estas imágenes también cambia y, de esta manera, la novela presenta un continuo ir y venir en un tiempo en el que se entrelazan temáticas como la memoria, la maternidad y las huellas que van dejando las personas. Foto: Gentileza Alejandra López. -Télam: ¿Cómo surge la decisión de construir una narrativa a partir de fotos? -Andrea Ferrari: Uno de los temas centrales de la novela es la memoria. Me gustó pensar en las fotos como una forma más de la memoria, que puede ser tan tramposa como los recuerdos. Porque aunque la foto da la impresión de ser la «prueba» irrefutable de una situación, muchas veces interpretamos o completamos la imagen de modos erróneos, deduciendo lo que no está allí. Además, las fotos me dieron una estructura para la novela, ya que en cada uno de los capítulos -que …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here