América Latina fue la región en la que más trabajadores de prensa fueron asesinados durante el año pasado, y la cobertura de la guerra en Ucrania incrementó el índice de víctimas, reveló este martes el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). «Latinoamérica fue la región más mortífera para los medios, con 30 periodistas asesinados, representando casi el 50% de los 67 periodistas y trabajadores de los medios asesinados a nivel mundial», alertó la organización independiente sin fines de lucro un comunicado publicado en su página web. El CPJ, con sede en Nueva York, Estados Unidos, advirtió que a pesar de que los países de Latinoamérica están en paz, la región excedió el número de periodistas asesinados en el marco del conflicto en Ucrania.»A través de Latinoamérica, los periodistas que cubren el crimen, la corrupción, la violencia de pandillas y el medio ambiente, estaban en mayor riesgo», expuso. Agregó que «en México documentó un total de 13 periodistas asesinados, el número más alto que jamás se ha dado en un solo año en dicho país».»Junto con la criminalidad y la emergencia humanitaria en Haití, la región enfrentó una crisis cada vez más elevada del asesinato de periodistas, creando desiertos mediáticos y contribuyendo a la inseguridad de las comunidades locales», apuntó. Asimismo, el ente que promueve la libertad de prensa y los derechos de los periodistas a nivel mundial refirió cuatro fallecimientos en Brasil, Chile y Colombia, y sigue investigando el motivo de la muerte en los casos de seis reporteros de Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Paraguay. Foto: AFP Los números a nivel mundial indican que la matanza de periodistas durante el año pasado aumentó casi un 50%, alcanzando la cifra de 67 asesinados. El comité precisó que más de la mitad de los asesinatos ocurrieron en Ucrania (15), México (13) y Haití (7). «Dichas cifras indican un declive abrupto de la libertad de prensa, con el número más alto de periodistas asesinados desde 2018», amplió. Las coberturas de «política, crimen y corrupción pueden ser igualmente o más mortíferas que una guerra a gran escala», evaluó. «Mientras tanto, los Gobiernos continúan encarcelando a un número récord de periodistas y no se enfrentan a la espiral de la violencia y la cultura de impunidad, que efectivamente han silenciado a comunidades enteras alrededor del mundo», sostuvo la presidenta de CPJ, Jodie Ginsberg. De los 67 trabajadores de los medios fenecidos, por lo menos 41 fueron asesinados en conexión directa con su labor, en tanto que se están investigando actualmente los motivos de las otras 26 muertes, concluyó el CPJ, citado por la agencia de noticias Sputnik.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here