Contra viento y marea el cine nacional sale a tomar revancha, esta vez de la mano de Sebastián Borensztein, que vuelve con «La odisea de los giiles», una comedia coral corrosiva que tiene como escenario la Argentina y los argentinos de aquel triste diciembre de 2001 y el «corralito». En esta coproducción con España, el autor de «Un cuento chino» y «Koblic» reunió al escritor Eduardo Sacheri con una plana mayor de actores que incluye a Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinas, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Marco Antonio Caponi y Rita Cortese. La trama, tomada del libro «La noche de la usina», publicado hace tres años, toma la historia de una decena de trabajadores de distinto rango social, de un pueblo bonaerense, que van como sus ahorros, atrapados por el «corralito», son maniobrados por dos inescrupulosos que los fuerzan a trazar un delirante plan, con un poco de «Once a la medianoche» y mucho de «La armada Brancaleone», Télam: «La odisea…» recuerda algunas películas italianas… Sebastián Borensztein: Tiene un poco de ese realismo porque los personajes se parecen a los de «La armada Brancaleone», «Feos, sucios y malos», «Amigos míos», que tuvieron una idea coral, de multitud liderada por alguien a quien le otorgan un cierto predicamento, todas muy buenas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here