Oreira: «Tuvieron que pasar muchos años para que me animara a interpretarla». Natalia Oreiro adopta la desafiante tarea de interpretar a Eva Duarte, a quien caracteriza como «el personaje femenino definitivo de la historia argentina y latinoamericana». Será en «Santa Evita», la próxima miniserie que adapta con un giro contemporáneo el best seller del periodista Tomás Eloy Martínez y que podrá verse en la plataforma Star+ desde este martes, al cumplirse 70 años del fallecimiento de la recordada actriz y dirigente peronista. «Tuvieron que pasar muchos años para que me animara a interpretarla. Es la figura soñada que cualquier actriz querría hacer, pero en mi caso personal no me animaba, porque sentía que no tenía las herramientas como actriz o quizás como mujer para hacerlo», admitió Oreiro en diálogo con Télam de cara al lanzamiento de la tira, dirigida por Rodrigo García y Alejandro Maci y guionada en dupla por Marcela Guerty y Pamela Rementería. Pasaron casi tres décadas de experiencia en la industria del entretenimiento, que la llevaron incluso al estrellato en lejanas latitudes como las de Rusia, para que la oriunda de Montevideo se hallara frente a la oportunidad -aunque no por primera vez- de ponerse en la piel de quien trascendió como un emblema de la lucha por la justicia social desde la tribuna que, cuando la política era todavía terreno exclusivo de los hombres, le ofrecía su matrimonio con el expresidente Juan Domingo Perón. Sin dudas fue ese profundo rol en el quehacer de la administración peronista allá por la década del 40 lo que se transformó en su legado, inevitablemente exaltado por su temprana muerte a los 33 años a causa de un cáncer de cuello de útero.»Tuvieron que pasar muchos años para que me animara a interpretarla. Es la figura soñada que cualquier actriz querría hacer, pero en mi caso personal no me animaba, porque sentía que no tenía las herramientas como actriz o quizás como mujer para hacerlo»Natalia Oreiro Pero su centralidad en esta historia publicada en 1995 por Martínez, prominente pluma de publicaciones como Primera Plana y La Opinión, se inscribe en otro episodio de su biografía, uno más oscuro, que invita a una lectura casi en clave de misterio y se presta fácilmente a un traslado al formato audiovisual. Con una mirada que tiende a la perspectiva de género en una era marcada por los feminismos, la adaptación de «Santa Evita» reconstruye la llegada de la protagonista a su inolvidable posición como dirigente trazando un paralelismo con el embalsamamiento de su cuerpo a cargo del médico español Pedro Ara (Francesc Orella) y su posterior secuestro en manos del gobierno de facto que derrocó al peronismo en 1955. Así, la búsqueda de Perón (Darío Grandinetti) de inmortalizar a su esposa mediante ese polémico procedimiento médico se convirtió, durante 16 años, en un triste devenir para los restos de Evita. Era, a fin de cuentas, la clara evidencia del temor de un régimen dictatorial que intentó socavar la bandera que …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here