Manolo Caro (Crédito: Netflix) El cineasta mexicano Manolo Caro, reconocido por la hilarante serie “La casa de las flores”, se prueba en el drama con la miniserie “Alguien tiene que morir”, que retrata la violenta y represiva sociedad conservadora española durante el franquismo de los 50 con la que propone revisitar la historia “para no repetirla”. Ya disponible en la plataforma de Netflix y compuesta por tres episodios, la miniserie cuenta con un elenco de lujo encabezado por Carmen Maura, Ernesto Alterio y la más frecuente colaboradora del director, la también mexicana Cecilia Suárez. Ambientada en 1954, la trama inicia cuando Gregorio (Alterio) y Mina (Suárez) le piden a su hijo Gabino (Alejandro Speitzer) que regrese de México, donde vive desde hace una década. Gregorio y su madre, la manipuladora Amparo (Maura), tienen todo diseñado para él: un matrimonio arreglado que los beneficiará política y económicamente, un trabajo en una fábrica y un lugar en la alta sociedad madrileña. Sin embargo, Gabino tiene otros planes, y todos se llevan una sorpresa cuando regresa acompañado por Lázaro, un misterioso bailarín de ballet – encarnado por Isaac Hernández, primer bailarín del English National Ballet, en su primera incursión en la pequeña pantalla-. El prejuicio contra el extranjero y los rumores de que él y Gabino podrían ser mucho más que solo amigos inicia un torbellino en el círculo de alta alcurnia en el que se mueve la familia, especialmente en la prometida del chico y su hermano (con dos jóvenes intérpretes muy populares por su pasado en taquilleras series juveniles Ester Expósito -“Élite”- y Carlos Cuevas -“Merlí”-). «Después del fenómeno de ‘La casa de las flores’ me dije que esto era una pauta para explorar nuevos géneros.»”Manolo Caro Los rumores llegarán incluso a oídos del poder, en una época en la que la condición sexual o ideológica de una persona eran motivos suficientes para la tortura, el encarcelamiento y la muerte. Secretos sepultados en el pasado, extorsiones en nombre de “las buenas costumbres”, violencia machista y el doble estándar en términos de moral son algunos de los elementos que llevarán a los personajes hacia un fin indefectiblemente trágico. El también realizador de “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas” (2013) y “La vida inmoral de la pareja ideal” (2016), charló con Télam sobre su nuevo trabajo: – Télam: ¿Cómo fue el cambio de clima entre “La casa de las flores” y esta serie? ¿Por qué decidiste alejarte de la comedia y entrar en esta trama tan oscura? – Manolo Caro: Lo que más me atrajo es hacer algo completamente diferente de lo que venía haciendo. Me dedico a hacer comedia, y he hecho comedia toda mi vida, y después del fenómeno de “La casa de las flores” de repente me dije que esto era una pauta para explorar nuevos géneros. – T: ¿Fue sencilla esa transición? – MC: Fue raro. Al principio estaba muy nervioso. Recuerdo …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here