Lumerman y Penelas en Villa Crespo. Francisco Lumerman y Lisandro Penelas, dramaturgos, directores, actores y fundadores de Moscú Teatro, sala independiente del barrio porteño de Villa Crespo que el viernes reabrirá sus puertas en una sede más grande «a pérdida económica pero con el objetivo de mover la actividad», inclusive con propuestas gratuitas, pidieron «colaboración a las autoridades en la difusión de que el teatro es una actividad segura». «Los gobiernos tienen una oportunidad de colaborar con la difusión de que el teatro no es reproductor del virus; nosotros estamos tratando de hacerlo pero seguramente con apoyo más claro en la comunicación nos ayudarían mucho», dijo Lumerman («El amor es un bien», «Muerde») a Télam, en medio de los últimos retoques de la sala ubicada en Ramírez de Velasco 535 que iba a abrir sus puertas en marzo de 2020 y cuya inauguración quedó suspendida por la pandemia. «Nadie sabe que el teatro volvió, estuvimos 10 meses cerrados y si bien entendemos que es muy complejo lo que estamos viviendo y los espacios independientes tendemos a ser autosuficientes porque sabemos que estamos a la buena de dios, es importante que las autoridades nos ayuden», resaltó Penelas. Además, destacó que la inauguración de este viernes con «El amante de los caballos» (adaptación propia sobre textos de Tess Gallagher) «será una manera de recordarle al público que existimos, que estamos acá, y en contrapartida me genera bastante incomodidad que el teatro oficial, que tiene presupuesto asignado, no esté haciendo este gesto». «Otra vez -añadió- vuelve a pasar que los circuitos independientes asumimos ese riesgo, que después vuelve como revalorización de la cultura de la ciudad y el país pero que tiene que ver con un montón de gente dispersa en solitario generando estos movimientos». Un nuevo espacio para seguir creciendo. Después de cinco años en la sala sobre la calle Camargo la dupla se mudó a pocas cuadras de ahí, todavía en el corazón de Villa Crespo, a un espacio más grande con la perspectiva de convocar mayor cantidad de espectadores. «Íbamos a inaugurar a finales de marzo con ´El río en mí´, ya estábamos con la escenografía puesta, íbamos a ensayar, a hacer la puesta de luces y estrenar. Pero la función se canceló y la escenografía quedó ahí puesta seis meses», recordó Lumerman. Más de 300 días después, con un protocolo que les permite ocupar 34 de las 114 butacas disponibles, la nueva sala abrirá finalmente sus puertas con la pieza de Penelas. «La idea es generar reflexiones colectivas, invitar colegas a pensar sobre la tarea, dirección, el público y la actuación, además de dar clases gratuitas presenciales de dramaturgia, producción y clown.»” Francisco Lumerman Además, la temporada de verano incluirá el lanzamiento del Festival Lazos (lectura de obras de autores internacionales de Suiza, España, Perú, Croacia y Argentina); la reposición de «Una semana más» (de Penelas, dirigida por Ana Scannapieco) y «Un …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here