Fernando Cabrera, uno de los máximos referentes de la canción rioplatense contemporánea, se presentó en el Auditorio del Sodre de Montevideo. Fernando Cabrera, uno de los máximos referentes de la canción rioplatense contemporánea, se presentó en la noche del domingo en el Auditorio del Sodre de Montevideo, donde ofreció un conmovedor concierto -presencial y por streaming-, en el que hizo eje en su nuevo disco “Simple” y repasó clásicos de su largo recorrido. Inquietante, sensible y austero, Cabrera volvió a emocionar al público de su país que lo ovacionó en la prestigiosa sala montevideana y a quienes lo pudieron seguir desde diferentes lugares del mundo, escoltado por Diego Cotelo, quien potenció desde arreglos sutiles -tocando guitarra o apoyando desde su teclado-, la belleza que emana la obra del cantautor que lleva 40 años de trayectoria. Una puesta audiovisual sencilla y potente en la que predominó el blanco y negro (a cargo de Pablo Casacuberta y Pablo Dotta) fue el marco ideal para la presentación oficial del álbum “Simple”, cuyas canciones brillaron y aparecieron mezcladas y sin desentonar, junto a grandes temas de otros tiempos como “Puerta de los dos”, “Yo quería ser como vos”, “Los viajantes”, “Méritos y merecimientos” y “Viveza” (esta última en los bises). Sentado con las piernas cruzadas, anteojos, atril y  su  guitarra eléctrica, el músico invitó a la audiencia a sumirse en un viaje íntimo, plagado de historias, sentires, recuerdos, humor inteligente, complicidad e imágenes, siempre con la canción como protagonista y el corazón adelante. Fernando Cabrera, uno de los máximos referentes de la canción rioplatense contemporánea, se presentó en el Auditorio del Sodre de Montevideo. A las 21, tal como estaba previsto, Cabrera comenzó el concierto solo en el escenario con una seguidilla imbatible que incluyó “Críticas”, “Los viajantes” y “La garra de corazón” (los dos últimos forman parte de “El tiempo está después”, disco editado en 1989), preparando el terreno para estrenar “50 años de Horacio”, una bella canción que surgió como un poema de regalo para su hermano, cuando cumplió años, en la que repite con fuerza “su nobleza en calma, siempre hermano, siempre amigo”. Luego se subió al escenario el joven músico montevideano Diego Cotelo, líder de la banda Bolsa de nylon en la rama de un árbol, quien lo acompañó desde la guitarra, la voz y el teclado, durante gran parte del concierto que se extendió por casi una hora y media. Juntos interpretaron otro clásico, “El liceo”, que dio paso a otros temas de “Simple” como “Cartas de Cristo” y “Creo que te amo”, que fiel a su estilo punzante, Cabrera cierra: “…y canté sin seguir el estilo de nadie, sin ti, sumido en ti”. También tocaron el infaltable “Yo quería ser como vos”, ovacionado por el público. Uno de los pasajes más bellos de la noche llegó de la mano de la ternura de “Mañana será otro día”, que Cabrera presentó en pocas palabras: …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here