Enviado especial Bien entrado en el siglo XXI, son las franquicias más recientemente adquiridas por The Walt Disney Company, como “Star Wars”, aquellas que generan los éxitos de taquilla, por lo que parece lógico que vayan ganando espacio a Mickey, Pluto, Donald y sus amigos.  Nació en el cine, pero la entidad dirigida por Bob Iger ha sabido expandir la franquicia creada por George Lucas a las series animadas, los libros, las historietas, el merchandising y, desde este año, a los parques de atracciones. A la espera del inicio de la convención bienal D23 Expo, en el que Disney abre sus puertas durante tres días para brindar “el evento definitivo para los fans” en la ciudad estadounidense de Anaheim, en California, un contingente de periodistas de todo el mundo entre los que se encuentra Télam fue invitado a experimentar “Star Wars: Galaxy’s Edge”. Está ubicado en Disneylandia, el parque de Anaheim fundado en 1955 por Walt Disney en persona y el primero de una serie de seis parques y resorts a lo largo del planeta, seguidos de Walt Disney World en Orlando, Florida (1971), Tokio (1983), París (1992), Hong Kong (2005) y Shanghai (2016). Inaugurado el 31 de marzo pasado y con una extensión de casi seis hectáreas, el nuevo espacio inspirado en la saga de “Star Wars” propone internar a los visitantes dentro de un pueblo especialmente creado hasta el más mínimo detalle, llamado Black Spire Outpost. “Queríamos que tuviera su propia vida y fuera creciendo a medida que crece ‘Star Wars’”, dijo a la prensa la Directora de Arte de Disney Imagineering Kirstin Makela, en referencia a que cuando iniciaron su construcción hace tres años creían que el parque tenía que ofrecer historias que no repitieran las de la saga de películas, pero que aún así resultaran familiares para el público.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here