Belén Mackinlay y «Frontera Sur». Versiones remozadas y de cámara de clásicos del folclore argentino como «La Pomeña», «Del 55» y «Zamba de mi esperanza» constituyen el sorprendente núcleo de «Encuentro Sur» donde la voz de Belén Mackinlay se despliega sobre arreglos de Juan Esteban Cuacci para dar forma a lo que la artista define como «el espíritu de la música universal en nuestras bellas canciones». «Este disco nace de mi necesidad de plasmar el trabajo que estaba haciendo en el exterior donde tocando nuestra música en un ámbito y con una mirada universal descubrí cómo llevar vivencias, ritmos e historias tan locales a lugares tan distintos y siempre compartir la misma emoción con los distintos públicos», revela Mackinlay durante una entrevista con Télam. El repertorio del tercer disco de la intérprete suma, además de las tres piezas mencionadas, «Romance de la luna tucumana» (Yupanqui/Aznar), «La seca» (Robles), «Madre del maíz» (Do Santos/Inchausti), «Cualquiera de estas noches» (Blázquez/Expósito) y «A Monteros» (Favini/Nieto). Creo que este disco dialoga en el espectro de las mujeres cantantes que recorren bellas canciones. No necesariamente ajustándose a un género específico.” Belén Mackinlay En «Encuentro Sur», Belén recrea patrimonios folclóricos bajo la batuta de Cuacci y junto a un quinteto de cuerdas integrado por Pablo Agri y Rodrigo Beraldi en violines, Ricardo Bugallo en viola, Jorge Pérez Tedesco en cello y Juan Pablo Navarro en contrabajo, al que se añade Carlos Rivero en percusión. Télam: «Encuentro Sur» ya lo pudieron tocar en Europa ¿Cómo fue recibido allá? Belén Mackinlay: Tocamos en Francia, Suecia, Dinamarca, España y Luxemburgo. Fue una experiencia muy interesante. Viajamos desde Argentina con Carlos Rivero, nos encontramos con Juan Cuacci en Madrid donde reside. En las distintas ciudades nos unimos a músicos locales para armar la formación del disco y fue muy enriquecedor tocar con músicos europeos donde se creó un ambiente de camaradería increíble llevando adelante lo imposible, con tiempos de ensayo inimaginables. El público recibió el material con mucho entusiasmo. Había argentinos, pero también mucho público local interesado en nuestra música. Me impresionó particularmente el público francés que tiene mucha cultura de música argentina y fue un gran estímulo. T: ¿En qué momento aparece el deseo de darle un tratamiento de cámara al repertorio? BM: En esto tuvo mucho que ver el talento y la visión de Cuacci. Hablamos mucho de lo que queríamos lograr, un enfoque académico y elegante, pero que conservara la calidez y fuera muy honesto con nuestras raíces. Juan no sólo me entendió sino que lo llevó a un nivel que no imaginaba y hacia un lugar para el que necesitaba crecer. T: ¿Qué fue primero, el repertorio o el tono del disco y su búsqueda sonora y arreglística? BM: Primero definimos el tono del disco, su búsqueda sonora, su mensaje , su paleta de colores. Y después definimos las canciones y lo fuimos pintando, pero teniendo muy en claro hacia dónde íbamos. Por …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here