Bajo el lema “El voto que el alma pronuncia: por la democracia y contra la impunidad”, miles de personas se movilizaron el jueves 11 en Montevideo y varias ciudades del interior del país, para reclamar el fin de la impunidad para los responsables de torturas, desapariciones y asesinatos durante la dictadura cívico-militar de 1973-1985. Trabajadores, estudiantes, campesinos, movimientos sociales, ex presos políticos, familiares de desaparecidos, entre abrazos, manos agarradas y carteles con las caras de personas desaparecidas durante la dictadura, participaron de una multitudinaria movilización para reclamar justicia y el esclarecimiento de los crímenes del gobierno de facto, que ayuden a consolidar la democracia. Varios oradores se refirieron a las destituciones realizadas por el presidente Tabaré Vázquez a las principales figuras del Ejército. El aplauso llegó al hablar del cese del ex comandante en jefe −y ahora candidato a la presidencia− Guido Manini Ríos y cuestionaron el hecho de que haber desaparecido y asesinado a personas “no afecte “el honor militar”, como señalaran jerarcas militares. Vázquez cesó días atrás al ministro de Defensa y al comandante del ejército, general José González, por haber estado al tanto y no denunciado que el militar retirado Nino Gavazzo admitió que en 1973 arrojó a un río el cuerpo de un militante tupamaro. El comandante había asumido el cargo apenas dos semanas antes. “Esta es la evidencia de que el pueblo uruguayo, en un porcentaje que me emociona, no está dispuesto a dejarse llevar por el olvido, ni por el ocultamiento ni por la impunidad”, dijo Mariano Arana, una figura emblemática del gobernant Frente Amplio, quien fuera senador, ministro e intendente (alcalde) de la capital uruguaya.. En el acto se leyó una proclama en defensa de la democracia y se pidió que todos los partidos políticos reformen las fuerzas armadas de Uruguay para dotarlas de un espíritu democrático. “En este país no tenemos lugar para los torturadores, los secuestradores y los asesinos”, se señaló. La proclama Los convocamos hoy, aquí, a manifestar juntos en apoyo a la institucionalidad democrática que los generales menospreciaron, y también para respaldar las medidas drásticas y largamente esperadas del Presidente de la República, de sancionar con una medida ejemplar que marcara con claridad la obligatoria subordinación de las Fuerzas Armadas al poder civil, democráticamente elegido a través de las urnas. Hoy, a más de una semana, nos encontramos aquí para defender nuestra democracia. Porque estos hechos dejaron al descubierto lo que venimos denunciando y requiriendo de los poderes del Estado: cortar con la impunidad de los crímenes de lesa humanidad. En estos días se demostró que es posible. Es posible poner un freno a la impunidad y la omertá que se mantiene enquistada en las Fuerzas Armadas. Es posible exigir a sus altos oficiales que se ajusten a nuestras normas constitucionales. Se demostró también que se necesitaba voluntad política y compromiso de todos los gobernantes y de todas las instituciones para garantizar la no repetición de ese tramo tan triste de nuestra historia. No queremos más dictaduras. ¡Nunca más! Se demostró también que la fuerza ciudadana, que no permitió el olvido, que rescató la memoria paso a paso por todo nuestro país, en estos más de 40 años de lucha que confluye en las marchas de cada 20 de mayo, en homenajes y movilizaciones sindicales y estudiantiles, es la fuerza principal que debe continuar, para exigir y respaldar este camino contra la impunidad. Este es un primer gran paso. Esta es la excelente noticia que nos conmocionó a todos, saber que se puede. Nos conmocionó también que por primera vez, hubo de parte de los …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here