Por Daniel Cholakian – Nodal Cultura La cultura uruguaya atraviesa un momento intenso, con mucha producción artística, recuperación de espacios culturales en todo el país y una destacada visibilidad internacional. A las formas más tradicionales, el carnaval, las murgas, la música popular o algunos muy importantes artístas plásticos, en los últimos años se suman una importante producción audiovisual y el surgimiento de dramaturgos reconocidos mundialmente que se integran a una genealogía de teatro, que en parte fue truncada por la dictadura en los años ’70. En los últimos 15 años los gobiernos del Frente Amplio, que han gobernado tanto a nivel nacional como en la ciudad de Montevideo, han desarrollado políticas públicas que han impulsado la creación y han acompañado el proceso de internacionalización de las artes. Sergio Mautone es Director Nacional de Cultura de Uruguay. Actor y hombre de las artes en general, dirigente gremial, políglota, Mautone participó de la presentación del Festival de Artes Escénicas (FIDAE)que se llevará a cabo centralmente en Montevideo, aunque tendrá  funciones en casi todos los departamentos del país, entre el 13 y el 24 de agosto. Nodal Cultura conversó con Mautone sobre el momento que está viviendo la cultura uruguaya, el rol de las políticas públicas y la relación de estas con los públicos. La cultura uruguaya ha tenido en los últimos años tanto un crecimiento interno como también una expansión hacia el exterior que es claramente visible tanto en festivales como en mercados de las industrias creativas ¿Cuál es la visión que tienen sobre este proceso desde los organismos de cultura de Uruguay? Tenemos una visión coincidente, trabajamos con ese objetivo. Es indudable el crecimiento que ha tenido en los últimos 15 años en Uruguay la mirada sobre la cultura. En este tiempo, en coincidencia con los de gobiernos del Frente Amplio, la cultura viene desarrollándose a partir de algunas políticas. La primera es la conformación de cierta institucionalidad, aún en el reconocimiento de que esa institucionalidad todavía es un poco indefinida, porque a instituciones tradicionales del Uruguay se le han ido sumando otras nuevas con un caracter más actual. El desarrollo de infraestructuras culturales y la aparición de distintos programas de fomento, tanto a la producción como a la circulación, han abierto la posibilidad a que hoy podamos plantearnos plataformas más ambiciosas como la de internacionalización. En un mundo global como en el que vivimos, creemos que las industrias creativas están teniendo una enorme oportunidad de potenciación. De allí que venimos alineándonos con algunas políticas de la región como la creación de un mercado, que Uruguay no tenía. Creamos un mercado de industrias creativas, el MICUY, que tuvo su primera edición el año pasado y tendrá su próxima edición el año siguiente. Lo hicimos muy cerca de lo que fue la experiencia del mercado de Industrias Creativas de Argentina (MICA), de quien recibimos un gran apoyo para poder justamente posicionarnos. Este año recibimos del MICA la invitación como país especial. Eso nos planteó la alternativa no solamente de participar de un mercado con todas las características de este, es decir, con instancias de profesionalización, de desarrollo, de asociatividad, o rondas de compra y venta, cosa que es muy importante, sino sobre todas las cosas nos importó rescatar el valor simbólico que lleva la cultura, que es el que más nos interesa. De allí, que vimos nuestra llegada a Buenos Aires como una enorme oportunidad, no solamente para presentarnos en el MICA con nuestras mejores capacidades, sino también para desarrollar una agenda cultural potente, que tuviera que ver no sólo con expresiones artísticas, sino también con distintas líneas …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here