Liberan a todos los detenidos y la universidad San Marcos recién admite abuso policial Por Óscar Chumpitaz La Policía está enfrentando un vendaval de críticas tras la dura intervención en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos,  sobre todo por la detención de más de 190 alumnos y manifestantes provenientes de provincias que estaban en el campus. Según el acta de intervención policial, al que tuvo acceso La República, de ellos,  192 estaban acusados por los presuntos delitos de usurpación agravada, contra el patrimonio, daños y robo agravado; mientras que otros cuatro detenidos en la residencia universitaria por presunta comisión de terrorismo. En este último caso, el documento no precisa qué fundamentos o indicios vinculan a los detenidos con ese delito. Se les inculpaba a los dirigentes estudiantiles de la UNMSM. No obstante, el abogado y exprocurador anticorrupción Ronald Gamarra precisó que durante la intervención y luego de las detenciones no se incautó nada que los involucre en daños, disturbios o terrorismo. Agregó que a los detenidos se les decomisó celulares y lo poco que tenían. “La presidenta Dina Boluarte los ha puesto en una situación de grave vulnerabilidad”, expresó. Pues bien, ayer, después de permanecer más de 30 horas detenidos,  fueron liberados 192 de los 193 detenidos durante la intervención policial en el campus de San Marcos, manifestó el Ministerio Público, que sostuvo que pasaron por exámenes médicos legales y por la toma de declaración de cada uno de ellos y de los policías intervinientes. Cero pruebas “El fiscal provincial penal ha dispuesto la libertad de 192 personas, quedando una por tener requisitoria. Se continuará con la investigación en el marco de la denuncia por los delitos patrimoniales de la San Marcos”, dijo. Señaló también que respecto a las tres personas vinculadas al delito de afiliación a una organización terrorista, el fiscal provincial especializado ordenó la libertad de dos de ellas y una está en calidad de citado mientras duren las investigaciones. La mayoría de los detenidos empezaron a salir desde la tarde de ayer, encontrándose con sus familiares y amigos en los exteriores de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote). Denunciaron que no se les devolvió sus pertenencias incautadas. Por la noche se coordinó con el Inabif para que fueran trasladados a sus lugares de origen; sin embargo, se vio a buen número de manifestantes provincianos en San Juan de Lurigancho, por la Línea 1 del Metro. Sobre la liberación de los detenidos por no tener pruebas contundentes, el ministro del Interior, Vicente Romero, señaló que eso dependía de la Fiscalía. Aunque dijo que en la UNMSM se hallaron “víveres y panfletos que estaban en investigación de la Dircote”. Agregó que la PNP realizó “una labor impecable porque no hubo ni un herido”, esto pese a los tratos humillantes registrados. Se lavan las manos El Ministerio del Interior y la Policía perdieron el apoyo de la San Marcos. Ayer, luego de que la rectora Jeri Ramón fuera cuestionada por defender el retiro de las personas refugiadas en el campus, las autoridades de la universidad, a través de un comunicado oficial, recién denunciaron que la Policía se excedió en sus funciones porque se le solicitó “únicamente” la liberación de las puertas tomadas. Las autoridades de la San Marcos señalaron que, en evidente uso de la fuerza, la PNP ingresó sin presencia de la Defensoría del Pueblo ni de representantes del Ministerio Público. “Denunciamos el abuso de autoridad hacia nuestros estudiantes intervenidos arbitrariamente”. Asimismo, rechazaron la intervención de la Dircote en la Residencia Universitaria, que tuvo como perjuicio el daño material de la infraestructura y el agravio físico y psicológico a los …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here