De las 93 películas presentadas inicialmente, este martes se anunciaron la lista de 15 obras que competirán por el premio a los filmes en lengua extranjera. El  próximo 15 de marzo se anunciarán las cinco finalistas, entre las cuales saldrá la galardonada. Por Redacción Nodal Cultura La Academia de Cine de Hollywood anunció este martes las 17 películas que sido elegidas como semifinalistas al premio a mejor film en lengua extranjera. Entre ellas hay tres obras de origen latinoamericano: “El agente topo” de Maite Alberdi (Chile), “La llorona” de Jayro Bustamante (Guatemala) y “Ya no estoy aquí” de Fernando Frías de la Parra (México). Las tres son candidatas a quedarse con el Premio Goya a mejor película iberoaméricana, que se conocerá el próximo 6 de marzo. En El agente topo Alberdi sigue los pasos de Sergio, un hombre mayor de 80 años que, tras ver un anuncio en el diario, decide trabajar como agente secreto y se convierte en el detective más tierno posible. En su última misión debe averiguar cuál es el trato que recibe una de las residentes de un hogar de ancianos. El agente topo recibió gran cantidad de premios en festivales de cine, entre ellos el premio del público en el Festival de San Sebastián. Alberdi tiene una muy reconocida trayectoria como documentalista, que comenzó en 2014 con La once, película que narra la reunión de un grupo de señoras mayores de la burguesía chilena, quienes se juntan a tomar la típica merienda chilena y continuó con Los niños,  otro gran trabajo de observación sobre un grupo de adultos con síndrome de down que expresan inocencia y frustración por ser tratados como niños en su trabajo y por sus propias familias. La realizadora tiene una especial capacidad de observar sin ningún tipo de prejuicio y rescatando los instantes de expresión de sentimientos con especial talento para trasmitir lo afectivo en las relaciones. Guatemala es representada por la cinta “La Llorona”, dirigida por el cineasta Jayro Bustamante. La película de  logra a través de expandir los límites del realismo a través de una puerta abierta al terror psicológico. A Enrique Monteverde –alter ego del genocida guatemalteco Efraín Ríos Montt- el mundo se le derrumba cuando no puede evitar ir a juicio y escuchar y ver a las mujeres indígenas víctimas de las violaciones sistemáticas y las matanzas colectivas. Ha dejado de ser impune, ha dejado de ser el general, el hombre poderoso, el que ordena el mundo dentro y fuera de su casa. Allí el terror, que antes había sido impuesto por él, se instala en sus pesadillas cotidianas. México, en tanto, es representado por la cinta “Ya no estoy aquí”, escrita y dirigida por el cineasta Fernando Frías. La historia parte de Monterrey, donde Ulises es el líder de Los Terkos, una agrupación callejera que baila cumbia, reivindicando el género original colombiano y los vallenatos, apelando a movimientos más lentos y ropas sueltas. Queda involucrado injustamente en un asesinato de pandilleros y debe exilarse en EEUU. Allí comienza a trabajar de albañil, pero tiene un enfrentamiento con el grupo al que fue incorporado, su pasión por la cumbia lo define como un “diferente” y de arreglarse solo en la inhóspita Nueva York. La película cuenta de la compleja construcción de la identidad y la pertenencia y de la violencia instalada en la vida cotidiana, de la soledad y la tristeza, de cómo ser diferente a un modelo hegemónico y aceptado, sin declamar ni proponer miradas trágicas. Pero también es un relato de momento de pasaje de la adolescencia y la adultez y de …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here