Por Guido Vassallo Myrian Villalba necesita escupir el dolor que viene tragando hace mucho tiempo. Acaba de llegar a la provincia de Misiones y busca un lugar con buena señal. Myrian es la madre de Lilian Mariana y tía de María Carmen, las niñas de 11 y 12 años que el ejército paraguayo presentó como “caídas en combate” en un campamento del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) ubicado en la ciudad de Yby Yaú el dos de septiembre de 2020. Serena pero convencida de sus palabras, Myrian dice que a las dos menores les plantaron el uniforme para hacerlas pasar por guerrilleras. También sostiene que luego las enterraron para borrar las evidencias de las torturas. Y que la causa que investiga sus muertes “no ha avanzado absolutamente nada”. Esta mujer de 41 años, que vive en Argentina en condición de “refugiada política”, es la tía de Carmen Elizabeth, a quien llaman “Lichita”, la adolescente que permanece desaparecida en el mismo lugar en el que murieron sus primas. Además es la hermana de Laura, detenida y acusada de ser una supuesta enfermera de la guerrilla del EPP. El Ejército del Pueblo es una organización político-militar con base en las zonas rurales del norte de Paraguay. Su lucha por el acceso a la tierra alcanza mayor visibilidad a través de los secuestros de políticos y terratenientes, el último, el nueve septiembre pasado, del exvicepresidente Óscar Denis. A cambio de su liberación, el grupo insurgente exige la distribución de alimentos de primera necesidad a las poblaciones indígenas de la zona y la liberación de dos comandantes, Alcides Oviedo y Carmen Villalba, los padres de Lichita. Denis permanece inhallable para las autoridades. Myrian Villalba es abogada y ejerció la defensa de familiares y “personas que fueron procesadas y condenadas aunque más no sea por apoyo logístico al EPP, y como usted sabrá en Paraguay no necesitas pruebas para ser condenado porque el ejercicio de la defensa es meramente de adorno”. Lilian Mariana y María Carmen Villalba eran primas y vivían con su abuela en Puerto Rico, una tranquila ciudad de menos de 20 mil habitantes ubicada en Misiones. Fueron al mismo colegio desde salita de cuatro hasta quinto grado. En noviembre de 2019, las dos niñas cruzaron la frontera para llegar a Paraguay y reunirse con sus padres biológicos, guerrilleros del EPP, por primera vez. “Cuando tenían que volver de la ciudad de Yby Yaú, Paraguay cerró las fronteras. Quedaron atrapadas en el monte”, relata Myrian Villalba en diálogo con Página/12. El dos de septiembre y tras una feroz emboscada, militares paraguayos ejecutaron a Lilian y a María e hirieron en una pierna a Lichita, quien logró escapar y esconderse en lo profundo de la selva, acusa Myrian Villalba. Integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) paraguaya habrían vestido a las niñas con uniformes del EPP y les sacaron fotos para intentar demostrar que eran guerrilleras. “Las fotos empezaron a circular desde un principio por los medios de prensa, sin respetar los derechos del niño ni los convenios ratificados por Paraguay”, asegura Villalba. No conformes con haber camuflado a las menores, los militares a cargo del operativo enterraron sus cuerpos raudamente, dijo Villalba. La familia de las niñas cree que no había detrás de esa llamativa decisión no hubo otro motivo más que el de ocultar las torturas y maltratos sufridos por Lilian y María. “Argumentaron protocolos de coronavirus. Pero perfectamente sabemos que ellas no murieron con covid-19 ni tampoco es ese el protocolo que se está utilizando”, remarca Villalba. Corrían las horas y las autoridades paraguayas no podían identificar a las …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here