ACNUR lamenta muerte de dos migrantes ahogados en el río Bravo El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) aseguró que tragedias como el ahogamiento de dos migrantes centroamericanos en el río Bravo, en la frontera méxico-estadounidense, evidencian el “fracaso” político para hacer frente a los desafíos migratorios”. La entidad de Naciones Unidas ha expresado su pesar por la “desoladora” foto que muestra los cadáveres de un hombre salvadoreño y su hija de casi dos años a orillas de la afluente que divide a México y Estados Unidos. Sobre el caso, la embajada de El Salvador se hará cargo de los gastos de repatriación de los cuerpos del migrante Óscar Alberto Martínez Ramirez y su hija Valeria, quienes murieron ahogados cuando intentaban cruzar la frontera. “The deaths of Oscar and Valeria represent a failure to address the violence and desperation pushing people to take journeys of danger for the prospect of a life in safety and dignity.” – @UN @RefugeesChief Filippo Grandi — UNHCR, the UN Refugee Agency (@Refugees) June 26, 2019 Las imágenes de padre e hija abrazados mientras permanecen boca abajo en el agua, detonaron una oleada de indignación ante la tragedia del fenómeno migratorio. En un tuit, ACNUR que la muerte de Oscar y Valeria representa un fracaso para abordar la violencia y la desesperación que empuja a las personas a emprender viajes peligrosos con la perspectiva de una vida segura y digna. Así, sin alternativas para “buscar protección”, las personas “no tienen más opción que arriesgar sus vidas”, indicó el máximo responsable de la agencia, Filippo Grando, en un comunicado en la página web de la ACNUR. La prensa internacional se ha hecho eco de la tragedia ante la consternación del drama migratorio que se ha recrudecido ante el endurecimiento de las medidas impuestas por el gobierno del presidente estadunidense Donald Trump para las personas que solicitan asilo. Miles de personas provenientes de Centroamérica, que salen de sus hogares obligadas por las condiciones de violencia que atraviesan en sus respectivos países y las faltas de oportunidades económicas, se enfrentan ahora a las duras restricciones impuestas por Washington. La escena recuerda la muerte del pequeño niño migrante sirio que se ahogó en septiembre de 2015, tras naufragar la embarcación que lo transportaba en las costas de Turquía. Esta tragedia ocurrió la tarde del domingo cerca de la ciudad de Matamoros, en Tamaulipas, entidad agobiada por la llegada de cientos de migrantes centroamericanos que huyeron de la pobreza y la violencia. El incidente en la frontera entre México y Estados Unidos se produjo en el marco de denuncias sobre las deplorables condiciones en las que se encuentran niños migrantes en un centro de detención de El Paso, Texas, que han despertado denuncias e indignación internacional. ACNUR pidió a todos los países de la región que adopten pasos urgentes y coordinados para evitar que se repitan incidentes similares. También expresó su disposición a colaborar con Estados Unidos para mejorar la atención de los solicitantes de asilo a ese país y atender las “condiciones” en las que se encuentran retenidos en este país, según un comunicado. Telesur Cuerpos de Óscar y Valeria regresan a El Salvador Este miércoles los cuerpos de Óscar y la pequeña Valeria, ahogados en el Río Bravo durante el fin de semana, viajaron vía terrestre de Matamoros Tamaulipas a Monterrey Nuevo León, para posteriormente ser repatriados vía aérea a El Salvador. El delegado del Instituto Tamaulipeco del Migrante (ITM) en Matamoros, Enrique Maciel, aseguró que “el traslado -será- a Nuevo León y de Nuevo …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here