Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región. Los resultados de las elecciones intermedias muestran a AMLO fortalecido, a pesar de la campaña en su contra. Este domingo 6 de junio se llevaron a cabo los comicios más grandes de la historia de México, estuvo en juego la renovación de 500 curules de la cámara de diputados, 15 gobernaturas, 16 alcaldías de la Ciudad de México, 10 congresos locales y cientos de municipios, prefecturas y sindicaturas; en total, alrededor de 20 mil cargos de elección. La elección se venía leyendo políticamente como un plebiscito sobre los primeros tres años de la gestión de AMLO así como de la gestión de la pandemia por parte del presidente, el resultado arroja una aprobación general en las urnas. Aunque ciertos factores intenten posicionar el titular: “descalabro de MORENA en CDMX”, la Alianza MORENA-PT-PV lleva: 119 distritos ganados (65 solo de MORENA) mientras que la Alianza PRI-PAN-PRD solo 64 distritos (el PAN aportó 33, PRI 11, Movimiento Ciudadano 7). La batalla clave era sin duda la del Congreso. Todas las tendencias indican que MORENA junto a sus aliados conservarán la mayoría simple que ya tenían. Aunque Morena pierde alrededor de 20-50 escaños y la mayoría en solitario, en su conjunto los aliados obtendrían mejores resultados que en 2018. Según los datos dados a conocer por la autoridad electoral, el partido del presidente junto a sus aliados, tendrían entre 265 y 292 de los 500 diputados, de manera que podrían seguir llevando a cabo sus reformas y, sobre todo, controlando la conformación del presupuesto federal. La difícil meta de la mayoría calificada, que les habría permitido hacer reformas a la Constitución, no se alcanzó. En el reparto de la coalición, MORENA cedería entre 20-50 escaños al Partido Verde (PVEM que pasa de 11 a 44 escaños), mientras el izquierdista Partido del Trabajo (PT) se sostiene con 38, lo que le obligará a mayores cesiones en el Congreso. La oposición. A pesar del esfuerzo por acudir unida y la fuerte inversión en desgastar al Gobierno de AMLO, no logró su objetivo. Sus cifras, cualitativamente mejores que en 2018 en el Congreso (el PRI pasa de 48 a 69 escaños y el PAN de 77 a 111) no son suficientes para bloquear la iniciativa de la coalición de Gobierno. Es relevante señalar la fortaleza de Movimiento Ciudadano que no solo vence en la importante gobernatura de Nuevo León, sino que mantiene sus 24 escaños en el Congreso. En cualquier caso, para la oposición son malos los resultados dada la fuerte pérdida de poder territorial que sufre en general, y especialmente el PRI fuera de la capital. Elecciones de gobernaturas. MORENA podría ganar entre 10 y 12 de las 15 gobernaturas en juego, lo cual representa un gran triunfo atribuible al presidente. Para la oposición es un gran revés, especialmente para el PRI, que gobernaba la mayoría de esos estados y sufrirá una enorme pérdida de poder institucional. Es importante destacar el reacomodo del mapa político nacional, pero sobre todo, que MORENA ganó en estados que no había gobernado la izquierda como en Baja California Sur y Sinaloa, además del triunfo en el congreso de Tamaulipas. Cabe señalar el resultado en el importante estado industrial de Nuevo León y en su capital, Monterrey, residencia de poderosos grupos industriales caracterizados por su conservadurismo y por su regionalismo, donde ganó el opositor a AMLO, Samuel García, reforzando la condición de plataforma para el lanzamiento de candidaturas de derecha …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here