En Uruguay, Lula dijo que “es posible” un acuerdo del Mercosur con China, pero después de concretar tratado con la Unión Europea El presidente de Brasil dijo que está “completamente de acuerdo” en cuanto a “estas ideas de innovación del Mercosur” y que buscará fortalecer el multilateralismo en la región. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, está en Uruguay en el marco de su primera visita oficial, y mantuvo una reunión con el mandatario uruguayo, Luis Lacalle Pou, en la residencia presidencial de Suárez y Reyes en la mañana de este miércoles. Al finalizar el encuentro, ambos brindaron una declaración en conjunto, en la que el abordaje del Mercosur, como era de esperarse, fue protagonista. Lacalle Pou fue el primero en la declaración. Dijo que la visión de Lula y su equipo le generó “optimismo” y anunció que se creará un equipo técnico entre ambos países “para ver qué es lo que realmente queremos y necesitamos de nuestra relación con China”. Luego Lula comenzó su discurso agradeciendo a Lacalle por haber asistido a su asunción presidencial acompañado de los exmandatarios José Mujica y Julio María Sanguinetti, para luego recordar las relaciones que históricamente mantuvo con Uruguay a lo largo de sus primeras dos presidencias. Apuntó que tuvo una concepción que lo motivó a “tener una política generosa” con sus aliados de “menor soporte económico” en relación a Brasil, como Uruguay, pero también con el resto de los países de América del Sur, África y el Caribe. “Me enorgullece que mientras fui presidente de la República la balanza comercial entre Brasil y Uruguay tenía un superávit para el lado uruguayo de 8.559.000.000 de dólares”, puntualizó, y remarcó que eso se dio así porque era parte de su “visión aportar para que todos los países crecieran juntos”. Lula también dedicó parte de su alocución a resaltar los logros de sus dos primeros gobiernos y compararlos con el mandato de Jair Bolsonaro: “Vivimos el mejor período político en toda América del Sur. Ha sido la década donde se generaron más empleos, más aumentos de salarios y una década de crecimiento económico. Estamos viviendo una década diferente. Heredé un país semidestruido”, aseveró, e indicó que cuando dejó la presidencia “Brasil era la sexta economía del mundo”. En cambio, ahora, “Brasil es la décima tercera”, acotó. “Brasil ya no padecía hambre cuando dejé la presidencia. Hoy tiene 33 millones de personas que padecen el hambre. Eso significa que casi todo lo que hicimos en términos beneficiosos para el país durante 13 años de gobierno se destruyó en siete años: tres del golpista Michel Temer y cuatro del gobierno de Bolsonaro”, continuó el mandatario. Sin embargo, afirmó que la situación descrita “es un desafío” que no lo “deja triste”, sino “un desafío que me da optimismo, me da valor, y me obliga a establecer metas”. “Por esta razón, el lema de mi gobierno es unión y reconstrucción”, aseguró. Mercosur y multilateralismo Lula destinó varios minutos de su discurso a la situación del Mercosur y los reclamos de Uruguay de flexibilizar el bloque y permitir la negociación bilateral, por ejemplo, con China. Dirigiéndose al presidente Lacalle Pou y a la prensa, afirmó que los reclamos en ese sentido “son más que justos. Primero, porque el papel de un presidente es defender los intereses de su país, los intereses de su economía y de su pueblo. Segundo, porque es justo querer producir más y querer vender más. Y por eso es importante una apertura para el resto del mundo”. Asimismo, Lula dijo que Brasil está “completamente de acuerdo” en cuanto a “estas ideas …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here