Por Carlos Figueroa Ibarra* En México se usó eficazmente la denominación de “Mafia del Poder” para nombrar al tinglado de intereses económicos y políticos que durante varios sexenios secuestraron al gobierno del Estado. La “Mafia del Poder” ejercía poderosa influencia en el gobierno, tráfico de influencias, se beneficiaba de la corrupción, evadía impuestos e implementaba múltiples formas de saquear las arcas de la nación. Estas actividades -en sociología se les denomina “delito económico organizado”-, tenían fronteras difusas con el crimen organizado. En Guatemala la cooptación del Estado pareciera ir aún más allá: no solamente existe una poderosa influencia del delito económico organizado sino hay fuertes indicios de que el crimen organizado tiene presencia fuerte en los poderes del Estado. Este entramado de intereses ha sido denominado “Pacto de Corruptos” y hace que la “Mafia del Poder” en México se vuelva denominación metafórica. El “Pacto de Corruptos” involucra a una parte no desdeñable de la oligarquía tradicional, un empresariado emergente, un funcionariado beneficiado por la corrupción, el crimen organizado y la derecha de tintes neofascistas. El “Pacto de Corruptos” se ha vuelto una fuerza hegemónica en el Poder Ejecutivo, el Ministerio Público, el Congreso, la Corte Suprema de Justicia, las salas de apelaciones, la Contraloría General de Cuentas, la Secretaría de Administración Tributaria y ya ha tomado el control de la Corte de Constitucionalidad (CC). Por su actuación en contra de la corrupción ese grupo de criminales en el poder no aceptan que la magistrada titular de la CC Gloria Porras sea reelecta a pesar de que estaría en absoluta minoría en dicha instancia. La magistrada Porras fue elegida a la CC el 4 de marzo de 2021 por el voto del Consejo Superior Universitario (CSU). En esa sesión del CSU el médico Maya K’iché’ Alejandro Saquimux Canastuj, representante de la Facultad de Medicina razonó su voto con una extraordinario argumentación. También fue importante la participación del representante de la Facultad de Veterinaria Dr. Mario Llerena Quan. Ambos enfrentan hoy la amenaza de encarcelamiento por parte del Ministerio Público. Los Dres. Saquimux Canastuj y Llerena Quan han sido acusado de siete delitos entre ellos los de asociación ilícita, tráfico de influencias, coacción en concurso ideal. Los 20 integrantes del CSU que votaron a favor de la magistrada Porras, también han sido llamados a declarar por el MP. El Dr. Saquimux es víctima también de una campaña de odio racista. Estas acciones de amedrentamiento, impulsadas por las ultraderechistas “Guatemala Inmortal” y “Fundación Contra el Terrorismo”, se observan cuando la ex diputada Nineth Montenegro, figura icónica por su lucha contra la corrupción, también ha sido llamada por el MP por acusaciones de financiamiento ilícito de su partido Encuentro por Guatemala. No es gratuito el odio contra Nineth, se calcula que con sus acciones como diputada frenó corrupciones por un monto de 25 mil millones de quetzales (aproximadamente 3, 300 millones de dólares). Vivimos hoy acciones de terror semejantes a las de la época de la dictadura militar. Ya no se ejecuta ni se desaparece a la oposición, ahora se les da muerte judicial a través del lawfare. * Sociólogo y profesor e investigador en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en México. Especialista en estudios de procesos políticos y violencia de Guatemala en conjunción con procesos políticos de México. VOLVER

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here