Los análisis de la CMDPDH precisan que el desplazamiento interno forzado es una violación de derechos humanos que se presenta cuando las personas se ven obligadas a huir de su hogar o lugar de residencia habitual como consecuencia o para evitar los efectos de una situación de violencia generalizada, de un conflicto armado o de violaciones a los derechos humanos, entre otras causas. En los primeros seis meses del año se han reportado casi tres casos por día de personas desaparecidas, y, según el monitoreo realizado por el sistema ciudadano, se ha detectado el delito en el 44 por ciento del territorio tamaulipeco por ejemplo, precisan informaciones de la periodista Perla Reséndez. Oficialmente, en México hay 89.437 personas no localizadas, mientras que, en Tamaulipas, al 30 de junio, se reportan oficialmente 11.542. Mujeres El desplazamiento genera, para las mujeres, riesgos y problemas específicos basados en su condición de género, fundamentalmente en cuanto al riesgo de violencia, explotación, abuso sexual o esclavización para ejercer labores domésticas y actos que tienen que ver con el núcleo familiar como el reclutamiento forzado de hijos e hijas como establece Acnur. [ACNUR 2009: párr. 3]. De igual forma, «las vulnerabilidades previas al desplazamiento hacen que las mujeres estén expuestas a nuevos y mayores riesgos durante su huida, así como a dificultades adicionales derivadas de no contar con las habilidades ni con la información necesaria para ponerse a salvo con sus familias» [Mercado 2013: 128]. Al ser las encargadas de la unidad familiar, sufren una afectación en términos de acceso a servicios básicos como atención médica, alimentación, educación y servicios públicos. Su condición de especial desprotección impacta también en la descomposición de su tejido social y en la pérdida de los referentes culturales. De acuerdo con el ACNUR, «la violencia sexual y basada en género constituye uno de los riesgos más alarmantes de las mujeres en todas las fases del desplazamiento forzado». Brenda Gabriela Pérez Vázquez, en su texto «Consecuencias de la violencia en México: mujeres desplazadas internamente por la fuerza en la región serrana del estado de Durango» (2020), agrega que se identificó que todas las mujeres entrevistadas eran madres de familia, muchas de ellas indígenas tepehuanas quienes antes del desplazamiento vivían bajo un modelo de familia nuclear, dedicadas mayoritariamente a las labores domésticas y de cuidado de sus hijos y animales de rancho, así como a la agricultura. Una de las mujeres entrevistadas, narra lo siguiente al preguntarle por su vida antes del desplazamiento forzado: Era algo calmado, andaba uno bien a gusto en el monte y todos salíamos, no nos daba miedo nada, salíamos de día de campo y todo… y ahora ya no, toda la gente tiene miedo [Mujer desplazada, comunicación personal, 2013]. Lo de hoy Datos de la CMDPDH revelan que, en 2020, más de 9.700 personas fueron desplazadas por la violencia en México; este año se han podido documentar 3.546 casos más. Y señaló que la violencia en este país se mantiene como una de las principales causas por las que miles de personas se vuelven víctimas de desplazamiento interno forzado. Hasta abril de este año, cerca de 1.080 personas tuvieron que abandonar sus hogares de manera forzada; 332 por ciento más casos que lo registrado en el mismo mes del 2020, cuando se contabilizaron 250 personas desplazadas internamente. Durante este período de abril del 2021, se registraron al menos dos eventos de desplazamiento interno causado por violencia en México; en Aguililla, Michoacán, derivado de enfrentamientos entre grupos armados que provocaron el desplazamiento de al menos 680 personas; además del desplazamiento forzado de 400 personas integrantes de …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here