Por Mercedes López San Miguel Sus padres nunca aprobaron su militancia de izquierda. Él, que fue al colegio Marista Champagnat, se hizo socialista a los 16 años, inspirado por su lectura de Artigas. Hoy, a los 62 años, con tres hijas adultas y larga experiencia en militancia y gestión pública, Daniel Martínez bromea: “mi madre hipercatólica y blanca (Partido Nacional) murió rezando por mí para que no fuera al infierno porque decía que yo era comunista. Yo le decía: vieja, soy socialista, y ella contestaba: es lo mismo”. Daniel Martínez, candidato presidencial por la coalición de centro-izquierda Frente Amplio (FA), vino a Buenos Aires a un almuerzo con empresarios argentinos para reivindicar, con precisión del ingeniero que es, los datos económicos de su país tras 15 años de gobiernos del FA, pese a un presente que, si bien lejos del derrumbe argentino desde 2018, encuentra algunos números preocupantes. Martínez lidera los sondeos para la primera vuelta presidencial del 27 de octubre en torno al 40 por ciento de los votos, seguido por el blanco Luis Lacalle Pou (22 por ciento) y el colorado Ernesto Talvi (17 por ciento). En cuarto lugar se ubica el militar Guido Manini Ríos (10 por ciento) con su partido de ultraderecha Cabildo Abierto. En un muy probable ballottage, el escenario se complica para el candidato de izquierda. El exintendente de Montevideo y expresidente de la petrolera Ancap dio una entrevista a PáginaI12 en un hotel de Puerto Madero. Anticipó que en su próximo viaje, 6 de octubre, mantendrá un encuentro con el candidato del Frente de Todos. “Hice una buena relación con Alberto Fernández, pasó por casa cuando fue a visitar a Pepe (Mujica)”. Si Fernández es electo presidente en Argentina y Martínez en Uruguay, el hincha de Defensor de Montevideo sostiene: “Nuestro objetivo será trabajar, sumar, y hacer que nuestros pueblos se hermanen. Eso sí, en el fútbol no nos vamos a amigar” —Después de 15 años de gobierno del Frente Ampliio se percibe un desgaste. ¿Cómo se recrea el encanto del electorado que votó al centro-izquierda pero hoy se inclinaría por la oposición? — En algunas encuestas venimos creciendo bastante. Quince años de gobierno desgastan a cualquiera. Pero si vos escuchas a la derecha, Argentina es el paraíso al lado nuestro. Y nosotros llevamos 15 años de crecimiento continuo, Uruguay ha pasado buenos tiempos de crecimiento, y sin embargo, la distribución de la riqueza nunca se había dado. El índice Gini siempre andaba en 0, 45 y lo bajamos a 0, 38 (N de la R: el 0 representa nivel de equidad absoluto).  Somos el país más igualitario de Latinoamérica; el salario real creció un 60 por ciento; la pobreza bajó del 34 por ciento al 8 por ciento; la indigencia del 4, 5 al 0, 1 por ciento, universalizamos el sistema de salud. Además, se está invirtiendo un 4, 2 por ciento del PBI en la enseñanza –siendo que antes era un 3 por ciento–, e hicimos crecer el PBI un 80 por ciento. O sea, crecimiento con distribución de riqueza y mejores salarios. Aparte de todas las leyes de derechos que aprobamos como matrimonio igualitario, aborto legal, legalización del consumo de marihuana. Tenemos 140 puntos de riesgo país: a ustedes les encantaría (se ríe). Pero para Lacalle Pou estamos peor que Argentina. –– Pero el déficit fiscal es del 4, 9 por ciento. Lacalle Pou dice que no subirán ni los impuestos ni las tarifas. ¿Ustedes que proponen para reducir el déficil? — En broma le he dicho que es Papá Noel. No va a subir las tarifas según …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here