Cumbre de la CELAC: entre el sueño de una moneda común y la crisis en Perú Por Gonzalo Fiore Viani La séptima Cumbre de la Celac se llevará a cabo por primera vez en Argentina. El próximo martes será la reunión central del organismo, donde se abordarán los principales temas de América Latina. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que hoy preside Argentina, es un mecanismo de diálogo y concertación política del cual participan los 33 países de América Latina y el Caribe. En un contexto donde otras instancias de diálogo regional se encuentran profundamente desprestigiadas, como es el caso de la Organización de Estados Americanos (OEA), o directamente sin funcionar como la UNASUR, la CELAC se ha convertido en uno de los principales foros para los países latinoamericanos. A diferencia de las cumbres anteriores, esta vez Brasil estará presente. Jair Bolsonaro no había asistido en 2020 debido a que el organismo daba “protagonismo a regímenes no democráticos”. Pero ahora hay una clara intención del nuevo gobierno brasileño de retomar su rol en este tipo de instancias de diálogo internacional. La Cumbre se realiza en medio de una “polémica” instalada por la oposición al gobierno argentino, debido a la visita de Nicolás Maduro y Miguel Diaz-Canel, los presidentes de Venezuela y Cuba, respectivamente. Dirigentes opositores afirmaron que pedirían la detención de Maduro en caso de pisar suelo argentino, mientras que acusan al Ejejcutivo argentino de “apañar a dictadores”, ya que se les permite la asistencia al evento. Lo cierto es que esto va a contramano de la agenda internacional actual: la Casa Blanca como la Unión Europea (UE) ya comenzaron a flexibilizar sus posturas respecto del gobierno de Caracas, con el objetivo de negociar por el petróleo venezolano en el contexto de la guerra de Ucrania. A la Cumbre también asistirán, representando a Estados Unidos, Chris Dodd, principal asesor de Joe Biden para las Américas, al igual que enviados de la UE, como el presidente del Consejo del bloque europeo, Charles Michel, y de la República Popular China. Es decir, todos los socios principales de la región. Ninguno de ellos mostró su disconformidad con la presencia de los presidentes cubano y venezolano. Joseph Borrell, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, afirmó: “Nuestra relación con América Latina y el Caribe es sólida, pero no podemos vivir del pasado. Los grandes desafíos de hoy requieren socios confiables. Es una región en la que están en juego intereses cruciales para la UE en las próximas décadas”. Entre los mandatarios que asistirán también se encuentran Lula Da Silva, de Brasil; Gustavo Petro, por Colombia; Gabriel Boric, de Chile; Guillermo Lasso, de Ecuador; Luis Arce, de Bolivia; Luis Lacalle, por Uruguay; Mario Abdo Benítez, de Paraguay; Luis Abinader, de República Dominicana; Mia Mottley, de Barbados; Ralph Gonsalves, de San Vicente y Las Granadinas; Ariel Henry, de Haiti, y Xiomara Castro, por Honduras. De esta forma, habrá “asistencia perfecta”, ya que todos los países miembros enviarán sus representantes en caso de que las primeras autoridades no puedan asistir. La ausencia más sonada es la de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuyo gobierno será representado por su canciller, Marcelo Ebrard. Tampoco estarán los presidentes de Guatemala, de Panamá y de Nicaragua, aunque se espera que lo hagan sus cancilleres. Por supuesto, la peruana Dina Boluarte, cuyo país se encuentra sumido en una grave crisis social e institucional, no será de la partida. En el marco de la Cumbre de la CELAC, las opiniones al respecto de qué hacer con el tema Perú están divididas. Mientras que AMLO continúa sin …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here