Juez de EU prohíbe expulsar a las familias migrantes sin dejarles pedir asilo Un juez federal en el Distrito de Columbia consideró este jueves ilegal negar a las familias migrantes con hijos el derecho a pedir asilo en Estados Unidos aplicándoles una regulación destinada a proteger la salud pública. El anterior Gobierno, presidido por Donald Trump, inició el año pasado la aplicación de esta regulación, denominada Título 42, y que permite expulsar a las familias migrantes que llegan a la frontera, considerándolos una amenaza a la salud pública en medio de la pandemia de la covid-19. En su fallo conocido este jueves el juez federal Emmet Sullivan consideró ilegal expulsar a las familias sin permitirles pedir asilo. Sullivan escribió que, teniendo en cuenta “la amplia disponibilidad de exámenes, vacunas y otras medidas para minimizar (la pandemia), este tribunal no cree que el contagio de la Covid-19, durante el trámite en la frontera, no pueda mitigarse de manera significativa”. El fallo no será efectivo hasta dentro de dos semanas. En este sentido el Departamento de Seguridad Nacional pidió al Tribunal Federal que deje en suspenso esta orden por 14 días para tener tiempo suficiente para “explorar sus opciones de apelación” y los demandantes -un grupo de familias- no se oponen a dicha solicitud. Forbes Tapachula, una ciudad mexicana fronteriza con Guatemala convertida en cárcel para miles de migrantes Tapachula es un hervidero. Por todas partes miles de migrantes deambulan desesperados por escapar de esta ciudad del sur de México y fronteriza con Guatemala, que ven como una cárcel en su dramático camino hacia Estados Unidos. Son unos 40 mil centroamericanos y haitianos azotados por la pobreza, la violencia y los desastres naturales, según una estimación de Médicos Sin Fronteras. La localidad, de 350 mil habitantes, está colapsada. En su huida entraron a un callejón sin salida, pues necesitan permisos de estadía para no ser deportados a la vecina Guatemala y poder seguir su travesía. Pero ese aval no llega y para quienes llevan meses allí la esperanza se diluye. “Es horrible estar aquí, te tienen encerrado y sin salida”, comentó Fanfant Filmonor, haitiano de 30 años que llegó a Tapachula hace dos semanas. Salió de Brasil -donde vivió tres años- luego de quedar desempleado. Sin documentos, Filmonor no puede continuar su viaje a Estados Unidos, pero tampoco está dispuesto a dar marcha atrás después de atravesar 10 países para llegar a México. Tiene comprado un boleto de autobús para Monterrey (norte) que no piensa perder, y luego intentará cruzar la frontera. Claro, si antes no es detenido, pues las redadas se multiplicaron junto con las denuncias de abuso contra policías y militares que vigilan las entradas y salidas de la ciudad. “No puedo quedarme aquí, no tengo empleo ni documentos, no me aceptan acá. Nadie podrá detenerme, y si me detienen y me regresan aquí, será muerto”, advierte. Entre enero y agosto pasado fueron detenidos 147 mil 33 indocumentados, tres veces más que en igual período de 2020, según cifras oficiales. Pese a las dificultades, los arribos desde Guatemala no paran, especialmente desde la llegada del demócrata Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos con la promesa de desmontar las severas políticas migratorias de Donald Trump. A la par, crece el drama humanitario. Tapachula “es la cárcel migratoria más grande de América”, denunció en esta ciudad Luis García, del Centro de Dignificación Humana, que defiende a los viajeros. En la miseria La plaza central permanece abarrotada de migrantes, al igual que bancos de remesas -donde éstos reclaman giros que les envían familiares desde Estados Unidos-, aceras o cualquier …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here