Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región. Por Pablo Uc[i] A doscientos años de una independencia que se presume “épica”, pero sin emoción popular y pintada por un profundo desencanto, las dislocadas memorias nacionales se desencuentran en la violencia, la rabia política, el autoritarismo y la fuga diaspórica. Los llamados a rememorar el bicentenario de independencia centroamericana resultan como un retrato con marcos anacrónicos e imágenes que nadie, salvo ciertas elites, parecen querer rememorar. Los alaridos celebratorios para conmemorar una independencia convulsa que a lo largo de dos siglos devino en la estatalidad centroamericana que hoy tenemos, produce ecos de vacío en las calles de las capitales centroamericanas que resisten a la incertidumbre traída por la pandemia y al persistente autoritarismo que se recrea como las olas en el mar de la frustración política. Por fortuna la historia centroamericana, singular y particularmente cíclica, se enfrenta a las historiografías revisionistas[ii] que no sólo interpelan a los “sacralizados” documentos de los archivos históricos, sino también a la memoria popular que, aunque acribillada a punta de fusiles y desmemoria forzada, se resiste a la comodidad del olvido selectivo. El historiador Héctor Pérez Brignoli, en su Laberinto Centroamericano[iii], expone cuatro consideraciones útiles para polemizar sobre la(s) independencia(s) en Centroamérica y los debates que trae consigo la coyuntura del Bicentenario. La primera es una interrogante: ¿fueron verdaderas revoluciones? Para responder, Brignoli recurre a su vez al historiador decimonónico guatemalteco Manuel Montúfar y Coronado, quien consideraba que si bien la emergencia de una nación centroamericana significó, ciertamente, la expulsión formal del “repulsivo poder colonial”, en los territorios de la vida cotidiana, esto implicó, acaso, un cambio en el mapa geográfico político del continente. Las transformaciones para la población no sólo fueron inconclusas, sino que derivaron en una guerra civil permanente, en el deseo frustrado de la unidad nacional por una realidad fragmentada que se impuso tras sendas constituciones fallidas. La segunda consideración tiene que ver con la unidad Centroamericana: los conflictos locales y regionales tanto como la guerra y la fragmentación, se hicieron una cualidad de la historia regional. Si bien Centroamérica llegó “unida a la Independencia” que descompuso la estructura colonial de la Capitanía General de Guatemala, también participó unida en la burda experiencia de anexión al Imperio mexicano de Iturbide. No obstante, los disensos, que se convirtieron en fratricidas fracturas, se presentaron muy pronto y apenas se intentó un proyecto de República Federal (1824-1838/9) brotaron consecutivas guerras civiles fueron (1826-29; 1831-33; 1837-39). Lo cual llevó a que la Federación se partiera en pedazos.. Así fue como la fragmentación y el nacionalismo de elites y de seudo-artistocracias locales se impusieron como una aspiración de las anheladas y frágiles repúblicas independientes – Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica-. Lo mismo ocurría en toda la emergente región que hoy denominamos como latinoamericana: una primera fractura de la Gran Colombia en 1830; el fallido intento de una Confederación entre Perú y Bolivia (1836-39) y la pronta separación de Montevideo y Paraguay del centralismo todavía neocolonial de Buenos Aires. El separatismo triunfaba por doquier, aunque a doscientos años se celebre bajo el lema de proceso independentista. La tercera reflexión apela a la precaria legitimidad del anhelo liberal republicano: paradójicamente la soberanía popular estuvo huérfana de pueblo, de nación, del ropaje plebeyo, dado que no sólo se trataba de repúblicas liberales, modernas, blanqueadas -y por tanto racistas- y elitistas. También, y este es la cuarta consideración, perdieron el horizonte de la legitimidad popular, ya que …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here