Una moneda común con Brasil traería «ahorro de costos y eficiencia». Jorge Carrera, director del Banco Central (BCRA), destacó este martes el “ahorro de costos y eficiencia” que brindaría en las transacciones comerciales la puesta en funcionamiento de una moneda en común entre Argentina y Brasil, la cual se encuentra en estudio por ambos países. “Estamos hablando de un comercio muy importante con (Brasil). Hacer esas transacciones comerciales en una moneda que nos permita ahorrar el pasaje intermedio por el dólar es obviamente un ahorro de costos y eficiencia muy grande”, subrayó Carrera en la mañana del martesen diálogo con El Destape Radio.El funcionario reiteró que no se trata de una moneda única, como el euro, sino de encontrar un común denominador en el comercio entre Brasil y Argentina, como indicaron el pasado lunes los presidentes y ministros de Economía de ambos países. Esta nueva moneda, según Carrera permitiría, por ejemplo, eliminar los “costos transaccionales” a la hora de enviar y recibir dinero, lo cual en ocasiones, requiere de múltiples cambios de moneda. «Queremos trabajar con los equipos económicos en una propuesta de comercio exterior y transacciones entre los dos países, que se haga en una moneda común. Si dependiera de mí tendría comercio exterior con la misma moneda para no depender del dólar», aseguró el pasado lunes el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, durante una conferencia de prensa conjunta con su par argentino, Alberto Fernández, en la Casa Rosada. Al respecto, el ministro de Economía argentino, Sergio Massa, aclaró que el objetivo de alcanzar una moneda común, y no única, busca reflotar un antiguo proyecto bilateral de 2008, que nunca pudo ponerse en marcha porque el plazo para el intercambio de pesos a reales (arbitraje) era de tan sólo 30 días, lo que dificultaba la operación y forzó a mantener el dólar como moneda de intercambio.»Ese acuerdo de monedas tenía el objetivo central de que pudiéramos tener intercambio comercial dentro de nuestros países a partir de un sistema de arbitraje. El programa se puso en marcha, pero no cumplió el objetivo central porque entendemos que funciona como límite el plazo que hoy tiene el sistema de arbitraje a los 30 días», recordó el ministro en una presentación que compartió junto a su par brasileño, Fernando Haddad. «Pero pretendemos junto al Ministerio de Hacienda de Brasil poner en marcha, respetando la independencia de los bancos centrales de ambos países, mecanismos más largos de arbitraje, con garantías de ambos Tesoros, que nos permitan mejorar el sistema de comercio bilateral», afirmó Massa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here