El equipo que jugó en Mundial 1978 y venció a Perú con una diferencia de seis goles. Germán Leguía, integrante del seleccionado peruano de fútbol en el Mundial 1978, aseguró que «no fue normal porque hubo cosas raras» el partido en el que Argentina goleó a su equipo por 6 a 0 y pasó a a final, y admitió que le provocó «indignación» ver al dictador Jorge Rafael Videla en el vestuario antes del encuentro jugado en Rosario. «Todo fue raro. Decir que alguien se vendió no puedo decirlo pero que fue rarísimo, sí. Vi cosas que no me gustaron, recordó Leguía en un extenso y exclusivo diálogo con Télam a 43 años del Mundial 1978. Veías y te dabas cuenta de que algo malo había. No digo que Perú podía ganar porque ya no tenía mucho que hacer y Argentina estaba como locos, pero seis goles nunca. Un 2-1 como máximo», reconoció. Argentina, dirigida por César Luis Menotti, integraba la zona B de la segunda ronda del Mundial, disputada en Rosario, junto con Polonia, al que derrotó por 2- 0, el 14 de junio; con Brasil, con el que igualó sin goles, el 18 de junio, y con Perú, al que goleó por 6-0, el 21 de junio. El 21 de junio, Brasil y Argentina llegaron al último partido de esa ronda en igualdad de puntos. Por la tarde, el equipo conjunto ‘verdeamarelo’ -que tenía un gol más a favor- derrotó a Polonia por 3 a 1, con goles de Nelinho y Roberto Dinamita -2- y más tarde, en Rosario, Argentina jugaba con Perú y necesitaba al menos cuatro tantos de diferencia para pasar a la final por segunda vez en su historia (la primera fue en 1930 cuando perdió con el local Uruguay por 4-2 en Montevideo). Argentina goleó por 6-0 con goles de Leopoldo Luque (2), Mario Kempes (2), Alberto Tarantini y René Houseman, y se clasificó a la final, disputada el 25, en el estadio Monumental, en la que derrotó a Holanda por 3-1, con tantos de Mario Kempes (2) y Daniel Bertoni, en tiempo suplementario tras igualar 1-1 en los 90 minutos. En otro tramo del diálogo con Télam, Leguía, de 66 años, recordó, en un extenso y exclusivo diálogo con Télam a 43 años del Mundial 1978: «estando en el camarín, empezaron a entrar militares y entró Videla. Mi madre qué es esto?, me dije. Me dio indignación. Fue a amedrentar. Dijo que nosotros ya habíamos cumplido, que los hermanos argentinos, qué amistad que teníamos». Videla ingresó el 21 de junio antes del partido al vestuario peruano, en el estadio de Rosario Central, junto al exsecretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger. Leguía jugó solo un partido en el Mundial 78: en la goleada de su equipo con Irán por 4 a 1, en Córdoba y por el grupo 4, al reemplazar a Rodolfo Manzo a los 22 minutos del …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here