La pandemia de coronavirus, que obligó a suspender el fútbol y prácticamente todas las actividades deportivas a lo largo del mundo, abrió una novedosa situación para los futbolistas, que debieron suspender los entrenamientos y cumplir con un plan de entrenamiento individual, una adaptación del «home office», mientras reina la incertidumbre sobre los plazos para que la pelota vuelva a rodar. Preparadores físicos y médicos de distintas categorías del fútbol argentino fueron consultados por Télam acerca de esta inédita metodología que tiene como objetivo conservar la forma física de los futbolistas para afrontar el menor costo posible cuando las condiciones de salud permitan la normalización de la actividad. Ferrocarrilo Oeste «Es una situación nunca antes vivida. Nos enfrentamos con algo nuevo y que ataca a la salud de todos. En el caso de los deportistas de alta competencia, la única forma de encarar el tema es desde el compromiso que tenga cada uno. Podemos darle un plan de trabajo, pero todo pasa (como en la sociedad) por la responsabilidad y el cuidado de cada uno», asume Mariano Mattia, integrante del equipo de preparadores fí­sicos del plantel profesional de Ferro Carril Oeste, que juega en la Primera Nacional. Mattia destaca que no en todos los clubes se tienen las herramientas para elaborar este nuevo tipo de entrenamiento y explica que «en un plantel de Primera División los jugadores tienen un dispositivo Gps para cada uno y transmiten desde sus casas la evolución del entrenamentrenamiento que se les dio. Por supuesto que no es lo mismo en un club del ascenso, cuyos jugadores no disponen de demasiados elementos y todo depende de monitoreo que hagan ellos por su cuenta y los ‘profes’ de cada institución». San Miguel A la hora de elaborar un trabajo específico para los planteles en cuarentena, Agusti­n Solari, preparador físico de San Miguel, de la Primera C, subraya: «La rutina del entrenamiento cambia de lo grupal a lo individual; lo mas importante es que los jugadores no se queden sin hacer nada». En esa rutina a distancia, Solari coincidió en que la clave es «el compromiso de cada jugador para mantener el ritmo y la forma», que naturalmente se verán afectadas por la diferencia de intesidad que supone un trabajo grupal en campo. Alvarado de Mar del Plata «Estamos ante un caso atí­pico. La idea es que los profesionales trabajen al menos una hora por día con estímulos semanales que deberán hacer en sus casas. Nada fácil. Algunos tienen elementos para entrenar y otros no. Pero esa es la realidad y en medio de ella tenemos que tratar de elaborar la rutina», afronta el preparador físico de Alvarado de Mar del Plata, Adrián Villarreal. «La situación se hace más complicada porque no se puede salir a correr al aire libre», agrega el profesor del club marplatense que milita en la Primera Nacional. All Boys Por su lado, Hernán Pittón, que trabaja junto a Luis Cairo en All …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here