Con un tiro libre que clavó en el ángulo, el rosarino superaba los 55 goles del gran Batistuta. A Lionel Messi le cometieron una infracción cuando el reloj marcaba los treinta minutos del primer tiempo. Argentina superaba 1-0 a Estados Unidos en la semifinal de la Copa América Centenario y el número «10» disponía de un tiro libre. El crack rosarino se tomó su tiempo. Se ató los cordones de los botines, se incorporó, se acomodó el pelo y lanzó una mirada asesina hacia el arco custodiado por Brad Guzan. Los espectadores del imponente y lujoso estadio NRG de Houston fueron testigos privilegiados de la acción con sus celulares apuntando al campo para registrar el momento. La notable pegada de Messi generó un efecto en la pelota que superó la barrera y se colocó en el ángulo superior izquierdo a pesar del esfuerzo de Guzan. El gol 56, cuando Leo superó a Bati El 21 de junio de 2016, Messi celebró con sus compañeros su gol 56 en el seleccionado que lo convirtió en el máximo goleador histórico por encima de otro nombre pesado como Gabriel Batistuta (55). El resultado finalizó 4-0 para el equipo entonces dirigido por Gerardo Martino con los goles de Ezequiel Lavezzi (sufrió una luxación de codo luego) y Gonzalo Higuaín en dos ocasiones. Argentina se clasificó a una nueva final, la segunda consecutiva, pero Messi y su gol fueron la gran noticia de la noche en Houston. A esa altura, Messi ya mostraba otro perfil en el seleccionado. En 2015 asumió toda la responsabilidad de ser el capitán con voz de mando, una característica que se profundizó con el paso de los años y ya emplea con naturalidad en la actual Copa América de Brasil. Que Lionel haya marcado de tiro libre el gol que lo puso al frente de Batistuta en la tabla histórica de goleadores no fue mera casualidad. Esa vía se convirtió en su sello cuando la perfeccionó luego del consejo de Diego Maradona cuando lo tuvo como entrenador en el seleccionado entre 2008 y 2010. Una historia en celeste y blanco Tras el gol a Estados Unidos, el festejo del uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. La historia entre Messi y el seleccionado mayor, un 17 de agosto de 2005, tuvo un comienzo errático cuando en el debut contra Hungría (el mismo rival que le tocó a Maradona en su estreno) el árbitro alemán Markus Merk lo expulsó cuando tan solo llevaba 43 segundos en la cancha por un manotazo a Vilmos Vanczák. El primer gol, ante Croacia Al año siguiente, convirtió su primer gol en el amistoso ante Croacia y José Pekerman lo convocó al Mundial de Alemania 2006 cuando tenía 18 años. En ese campeonato marcó ante Serbia y Montenegro en la goleada 6-0, pero su imagen sentado en el banco de …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here