Mesa nació en Madrid, España, en 1976, pero desde pequeña vive en Sevilla / Foto Prensa. Con una obra que gira alrededor de los abusos de poder, las cristalizaciones de sentido que esconde lo cotidiano y la doble vida de los personajes, la escritora española Sara Mesa abona ese mismo terreno y plantea en «La familia» (Anagrama) qué tan errada puede ser la sentimentalización de lo doméstico o cierta reivindicación de las raíces y explora la perversidad de lo cotidiano.Autora de «Un amor», «Cuatro por cuatro» (ganador del premio Herralde), «Cicatriz» y «Un incendio invisible», Mesa nació en Madrid, España, en 1976, pero desde pequeña vive en Sevilla. Estudió Periodismo y Filología. Desde hace años, es considerada una de las voces más potentes de su generación y lee y sigue de cerca a sus colegas latinoamericanos, fue consagrada por la crítica y espera la adaptación al cine que la mítica Isabel Coixet prepara de «Un amor».Los padres de «La familia», Damián y Laura, dan cuenta de hasta qué punto el núcleo más íntimo puede ser un dispositivo de opresión. Tienen tres hijos, Damián, el mayor, Rosa y Aquilino, el menor. Cuando se suma a la familia Martina, una sobrina huérfana que es adoptada por Damián y Laura, comienzan a vislumbrarse las primeras pistas de que no todo es lo que parece.»La familia como institución es útil para el control social y la anulación de la disidencia. Esto no lo digo yo, no es una opinión, te lo puede decir cualquier sociólogo o antropólogo. Por supuesto hablo de la familia como abstracción, no de familias concretas que pueden funcionar perfectamente, por eso no entiendo bien la resistencia a hablar de esto», reflexiona Mesa, en el marco del intercambio por e-mail que mantuvo con Télam. Mesa es autora de «Un amor», «Cuatro por cuatro» (ganador del premio Herralde), «Cicatriz» y «Un incendio invisible» / Foto Prensa. -El ambiente en el que se desarrolla la historia de «La familia» es tenso, opresivo, cargado de conversaciones incómodas. Una suerte de terror cotidiano. ¿Qué cuestiones de la sociedad o de los vínculos te ayudaron a construir ese clima?-Me interesan los mecanismos de manipulación que se desarrollan en los pequeños ámbitos privados y cotidianos. Pueden ocurrir en la pareja, entre vecinos u otros grupos sociales, en el entorno laboral y, por supuesto, dentro de una familia. A menudo estos pequeños ámbitos funcionan como metáfora de otras organizaciones humanas mayores, pero yo funciono más como una observadora dentro de mis límites.-La estructura literaria de la novela juega con la trama. Recortes y escenas unidas por puentes. ¿Ideaste primero la estructura o la historia apareció primero?-Para mí es algo orgánico que fue creciendo a la vez, me resulta complicado distinguir entre fondo y forma. Mi intuición me decía que no iba a funcionar una narrativa totalizadora y explicativa, de modo que la novela se organiza más bien como un álbum de fotos familiar, en pequeñas estampas, están esas pero podrían ser otras. También es un juego de …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here