La periodista y ensayista Sandra Russo analiza en «La reinvención del amor» el dispositivo cultural que configuró el sentido de las experiencias amorosas del siglo XX a partir de un diálogo entre autores y géneros, que va desde Eva Illouz, Franz de Waal, Julia Kristeva a Pierre Bourdieu, para conformar un texto que revitaliza el discurso acerca de los feminismos populares. «Salir al encuentro de un otro y encontrar los puntos que nos despiertan amor y lugares en los que no hay contacto es una aventura. Es muy difícil disfrutar la diferencia. No encontrarnos con esa diferencia es vivir en una cajita feliz de Mc Donald’s», dice la periodista, docente y escritora en diálogo con Télam. Editado por la editorial Debate, el libro recupera la fuerza de la pregunta por cómo se organizan las formas de pensar lo amoroso y cómo habitamos los vínculos que nos constituyen para proponer la reinvención de las prácticas. -Télam: ¿Podemos decir que tu lectura sobre lo que viene pasando con los feminismos populares fue lo que dio origen a este libro? -Sandra Russo: Vengo observando y escribo mucho sobre los feminismos populares en el mundo, en la Argentina y en la región y es lo más disruptivo, novedoso y peligroso para el status quo porque es un sector mayoritario que implica a los sectores populares. La derecha y la ultraderecha disputan con sus iglesias financiadas por la CIA otro tipo de concepción de lo femenino, de la femeneidad: niegan el feminismo, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo y están llegando a la región con el argumento del antigénero. Es una mirada sobre los feminismos populares pero desde mi lugar de observadora de política y geopolítica. Es un libro feminista instalado en América Latina, en un momento en el que los movimientos populares y los gobiernos populares están siendo combatidos por gobiernos títeres de un país como Estados Unidos, que está perdiendo la hegemonía y tiene reacciones desesperadas. La idea era cuestionar el amor romántico pero dando herramientas que tuvieran que ver con el feminismo y con la política. -T: Decís que el amor es lo que nos quita el control. ¿Cómo te parece que se reconfigura la experiencia amorosa en este contexto de pandemia? -S.R.: La pandemia alteró todo. No sé cómo será el porcentaje de amores que quedaron convivientes y amores que quedaron en casas separadas o cómo siguieron funcionando los amores online. Pero me parece que sirve como ejemplo para ver que el amor se expresa de diferentes maneras de acuerdo a la circunstancia. Nos ha cambiado el impulso porque esta circunstancia nos pone a prueba a la hora de demostrar amor, que ha significado también mantener la distancia. En el libro se van empardando el amor y el cuidado porque no creo en el amor sin el cuidado. Es un aporte a pensar el amor dentro de las políticas de los cuidados. Precisamente la pandemia anula el arrebato de «no podía …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here