El protagonista de «Invierno de impacto», la última novela de Bob Chow, emprende un viaje que lo deja en Túnez y en el que va a ejercer distintos roles: padre recién separado, hijo de una madre que acaba de morir, hermano de alguien que se perdió en el tiempo y espacio y amante de una mujer sublime, mientras proyecta cómo escribir y poder vivir de eso. En diálogo con Télam, el también autor de las novelas «El momento de la debilidad» y «La máquina de rezar» habló sobre el proceso de trabajo de este libro publicado por Entropía y adelantó que está trabajando en una historia situada en el barrio de Chacarita en el que vive, imaginándolo dentro de 130 años. «Es la primera vez que me esforcé por hacer lo contrario de lo que venía haciendo que era viajar para escribir, cambiar el ambiente y que el viaje ayude a sostener la trama porque si uno anda por Indonesia, Túnez o lugares raros siempre ocurren cosas que dan color», explica y asegura que será «una novela sumamente local», en un barrio «con edificios altos, superpoblados, un poco distópico con un tipo que trata de ser narcotraficante de una droga especial». -Télam: En la novela un personaje dice que «una ficción siempre necesita una verdad de la que despegarse». ¿De qué verdad partiste para escribir esta historia? -Bob Chow: Casi todo es verdad: como le sucede al protagonista mi madre murió, mi hermano está internado, fui a Túnez, lo que cuento sobre María Kodama sucedió. Cualquier afirmación necesita donde ser soportada. La filosofía, al igual que la ciencia, trata de mantener una correlación con la realidad, en cambio la literatura puede despegarse de la realidad todo lo que se le antoja. -T: El protagonista se llama Lee, que puede ser leído en inglés o como el verbo leer. -B.CH.: Viene de uno de los pocos escritores que venero que es William Burroughs, un autor que logró influir mucho en la literatura estadounidense desde un lugar muy antisocial. Lee es el pronombre de Burroughs. Por otro lado, cuando uno elige un personaje no está mal ponerle Lee, Bob o Tom, en vez de Rigoberto, porque el nombre del protagonista va a aparecer muchas veces, al menos en cierta forma de escritura en la que hay acción y sujeto. Si es tan largo va a ser incómodo desde el punto de vista de la escritura y de cómo el texto va a sonar musicalmente. Esas serían las dos ideas sobre Lee. -T: Lee dice muchas veces que está siendo escritor y considera que alguien lo es cuando puede vivir de lo que publica. -B.CH.: Esa es la definición de Luca Prodán de quien puede llamarse músico y la extendí a quién puede llamarse escritor. Alguien puede llamarse escritor cuando vive de la escritura. En la Argentina eso es muy difícil. No estamos inscriptos en el monotributo como «escritores», es más una pose. …

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here